Actualizado 22/12/2012 12:57 CET

Rajoy pide a los militares españoles que no bajen la guardia hasta el final de la misión

Rajoy en Afganistán
EUROPA PRESS

Recalca que tienen ante sí la "difícil" tarea de "cimentar" las condiciones que permitan la transferencia de la seguridad mientras llevan a cabo el repliegue de la misión

QALA-I-NAW, 22 Dic. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Laura Caldito) -

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido este sábado a los militares españoles desplegados en Afganistán que no bajen la guardia hasta el final de la misión, que en unas semanas se enfrentará a la "difícil" tarea del repliegue, y les ha felicitado por el trabajo que están haciendo por la estabilidad de este país y para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos.

Así se ha pronunciado el jefe del Ejecutivo en la base española 'Ruy González de Clavijo', en Qala-i-Naw, capital de la provincia de Badghis, la zona "más dura, donde más riesgo existe y donde se realiza el esfuerzo principal que ocasiona un gran desgaste, especialmente en los puestos avanzados de combate".

"Quiero hacer hincapié y llamar vuestra atención para que no bajéis la guardia y mantengáis la concentración hasta el final de la misión", ha insistido Rajoy, en la última parada de su primera visita a las tropas españolas en el exterior, que también le ha llevado a Kabul y Herat.

En Qala-i-Naw, donde con 965 militares está el grueso del contingente español, el presidente del Gobierno ha explicado que ha querido visitarles "en este entrañable periodo navideño" para conocer también "de primera mano" un trabajo que le ha dejado "gratamente impresionado".

Tras darles la enhorabuena por este trabajo, les ha transmitido su "aliento" para que continúen desarrollando así su labor en los próximos meses. El actual contingente, formado principalmente por efectivos de la Brigada Ligera Aerotransportable (BRILAT) 'Galicia VI', llegó el pasado mes de noviembre y es el primero que va a permanecer en zona durante un periodo de seis meses.

"Espero que mantengáis el ánimo en esta recta final y que podáis tener una feliz vuelta a casa con vuestras familias, con la máxima aspiración que tiene todo soldado: la íntima satisfacción del deber cumplido", les ha dicho, antes de pedirles que levantaran sus copas para brindar por España y por el Rey.

Previamente, Rajoy, que ha viajado acompañado por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, y por los jefes del Ejército de Tierra, general Jaime Domínguz Buj, y del Aire, Francisco Javier García Arnaiz, ha conocido la base, y ha compartido un almuerzo con los militares.

A su llegada a la base de Qala-i-Naw, la última parada de su primera visita a las tropas exteriores en Afganistán, Rajoy ha sido recibido por el gobernador de Badghis y por el general jefe de la Brigada del Ejército afgano que los militares españoles han entrenado en los últimos años y todavía siguen asesorando.

En este momento, el ministro de Defensa ha tenido una sorpresa, porque en la pista le esperaba la niña afgana que conoció en su primera visita a Afganistán, cuando estaba siendo atendida en el hospital militar español de Qala-i-Naw por heridas en una pierna. Morenés gestionó su traslado a Barcelona, donde permaneció meses ingresada tras ser intervenida quirúrgicamente. El ministro ha saludado a la pequeña y abrazado afectuosamente a su padre, que es jefe de la Comisaría de la localidad.

RAJOY, CON EL BASTÓN DE MANDO

Después, Rajoy ha recibido el bastón de mando de Qala-i-Naw de manos del jefe del contingente en Badghis, el coronel Fernando García González-Valerio. Con el bastón, el presidente ha pasado revista a la formación, antes de reunirse con los mandos militares y, después, compartir almuerzo con el contingente español en el comedor de la base.

El presidente del Gobierno también ha conocido la base de Herat, donde además ha visitado el hospital 'Role 2' y la unidad de helicópteros encargados de evacuaciones médicas. En el hospital, Rajoy se ha interesado por las actividades que lleva a cabo todo el personal médico y les ha preguntado a qué dedican el tiempo libre. "A hacer deporte", le ha respondido una oficial española, que ha tenido una pequeña charla con el presidente, quien le ha explicado que él también hace deporte todas las mañanas.

Después, en la explanada de la base conocida como 'Plaza España', y con un árbol de Navidad y un Belén con figuras de madera de fondo, el presidente ha dirigido unas palabras al contingente español desplegado en Herat, al que ha felicitado por la "brillantez" con que lleva a cabo su trabajo y para trasladarle su "aliento" para los meses que quedan por delante.

"TAREA DIFÍCIL" POR DELANTE

Así, ha hecho hincapié en que aún tienen por delante "una tarea difícil: cimentar las condiciones para completar la transición antes del fin de 2014, llevar a cabo el repliegue de nuestras unidades y apoyar el de nuestros aliados, garantizando en todo momento la eficiencia y la seguridad del proceso".

Antes de marcharse a tomar el Hércules que les llevaría a Qala-i-Naw, el presidente del Gobierno y el ministro de Defensa han recibido como regalo del contingente sendos llaveros con su nombre escrito un dari, un recuerdo típico que se llevan muchos militares para familiares y amigos.

En la actualidad, España mantiene desplegados en Afganistán 1.369 militares, después de que el pasado noviembre se redujera el contingente en aproximadamente un 10%. Los planes del Ministerio de Defensa contemplan que, si no cambia de manera radical la situación, este año los militares españoles podrían dejar la provincia de Badghis, con la disminución del número de efectivos podría alcanzar hasta el 75%, de manera que el próximo año sólo permanecerían en Afganistán los militares desplegados en Herat.

Precisamente, el presidente del Gobierno ha anunciado hoy su intención de continuar en esta base cuando acabe la misión de la ISAF, en 2014. En concreto, ha trasladado al presidente afgano, Hamid Karzai, su voluntad de seguir gestionando el aeropuerto de Herat y continuar al frente del hospital Role 2.

Tras pasar unas diez horas en Afganistán, la delegación española ha puesto rumbo a España, a bordo del Airbus 310 de la Fuerza Aérea española. Antes de llegar a Madrid, de donde salió, el avión se dirigirá a Vigo, donde dejará al presidente del Gobierno, que pasará en su tierra las fiestas navideñas.

El próximo lunes, día de Nochebuena, visitará la base de la BRILAT en Pontevedra para mantener una videconferencia con todas las misiones en el exterior, en Afganistán, Líbano y el Oceáno Indico, para felicitar las fiestas a todos los militares que las pasarán a muchos kilómetros de sus familias.