Apoyo externo de Podemos fuera del Gobierno: única salida que ve el PSOE para evitar elecciones

Publicado 28/08/2019 14:33:02CET
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, sigue desde sue escaño el discurso de investidura del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, sigue desde sue escaño el discurso de investidura del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez - EDUARDO PARRA / EUROPA PRESS - Archivo

Sánchez presionará a los morados presentando un programa que incluye algunas promesas electorales de Pablo Iglesias

MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

A menos de un mes de que se cumpla el plazo límite para formar Gobierno, el PSOE sólo ve una salida que evitaría la repetición electoral: que Unidas Podemos permita investir a Pedro Sánchez apoyando a su Ejecutivo desde la oposición.

Ésta es la opinión extendida entre los parlamentarios socialistas, que se mantienen unidos como una piña en rechazar la opción, aceptada en julio, del Gobierno de coalición. Tras el 'no' de Pablo Iglesias a aceptar una vicepresidencia social para la 'número dos' del partido, Irene Montero, y otros tres Ministerios para los morados, los socialistas han interiorizado que una coalición con Podemos es inviable.

"Haría imposible el día a día del Gobierno", opinó recientemente la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo. Así que en el PSOE se hace la siguiente reflexión: mejor ir a una repetición electoral ahora que configurar un Ejecutivo de coalición inestable abocado a convocar comicios en año y medio.

Los socialistas no desean una nueva repetición electoral porque no es el mejor escenario para el país, que en unos meses deberá afrontar retos como la posible salida abrupta del Reino Unido de la UE o la reacción en Cataluña a la sentencia del juicio del 'procés'.

Ahora bien, si es inevitable, se ven en condiciones de mejorar en número de escaños, por el simple hecho de que el voto se aglutinaría en torno a la opción que la mayor parte de la ciudadanía ve como la que más opciones tiene de formar gobierno, esto es, el PSOE, primera fuerza el pasado 28 de abril, con el doble de escaños que la segunda, el PP.

Y aunque el PSOE seguiría necesitando a otros partidos para sumar mayoría absoluta, tras una segunda convocatoria electoral habría más presión sobre el resto de formaciones para que facilitasen la investidura del líder de la fuerza más votada.

ÚLTIMA OPORTUNIDAD

Con el objetivo de presionar a Unidas Podemos para que permita una investidura de Sánchez antes del 23 de septiembre, cuando vence el plazo para evitar unas nuevas elecciones generales el 10 de noviembre, el PSOE se dispone a presentar en los próximos días un programa de gobierno que incluirá algunas de las promesas electorales de Unidas Podemos, aquellas que sean viables y no contradigan los compromisos de contención del déficit público que España ha asumido con la UE.

Es la última oportunidad que el PSOE concederá a Podemos para evitar una repetición electoral que penalizará a la formación de Pablo Iglesias, creen los socialistas, que insisten en que de ninguna manera estará de nuevo sobre la mesa la fórmula de la coalición.

"Podemos ha sobrevalorado la entrada en el Consejo de Ministros", opina un miembro de la dirección del PSOE, que piensa que los morados tendrían más capacidad de influencia prestando apoyo externo desde la oposición, pues forzarían al PSOE a negociar con ellos cada vez que requiriesen sus votos.

En el PSOE tienen dudas con respecto a cómo se comportará Iglesias. Si aplicará la lógica en este caso y permitirá la investidura de Sánchez, o si, por el contrario, se lanzará al abismo de unas nuevas elecciones.

MALAS SEÑALES

De hecho, en el Gobierno se ha interpretado como una mala señal que Podemos haya forzado un Pleno extraordinario este jueves para que Calvo rinda cuentas sobre la gestión de la crisis del Open Arms. "No es la mejor manera de restablecer la confianza" entre los dos partidos, gravemente deteriorada desde la investidura fallida de Sánchez en julio, reconoce a Europa Press un alto cargo del Ejecutivo.

A partir de la inminente presentación de ese programa de gobierno que Sánchez está ultimando en su ronda de encuentros con colectivos sociales, comenzará una suerte de cuenta atrás para la convocatoria electoral. Para que se convocara un nuevo Pleno de investidura con Sánchez como candidato, sería necesario que Iglesias trasladara al Rey, en la preceptiva ronda de consultas, que está dispuesto a facilitar el Gobierno.

En caso contrario, el líder socialista no está dispuesto a intentar la investidura sin tener garantías de que puede salvarla y España, por segunda vez en democracia, se verá obligada a repetir las elecciones. Entre los diputados del PSOE hay división en las apuestas. Mientras algunos perciben que avanzamos de modo inexorable hacia unas nuevas elecciones, los más optimistas ven margen aún para la negociación.

Para leer más