Asuntos Internos señala que un guardia civil obtuvo datos de bases policiales sobre un excónsul para Villarejo

Archivo - El comisario jubilado José Manuel Villarejo a su llegada a la primera sesión de un juicio en la Audiencia Provincial de Madrid, a 8 de noviembre de 2022, en Madrid (España). La Audiencia Provincial de Madrid celebra mañana martes, a las 10.00 ho
Archivo - El comisario jubilado José Manuel Villarejo a su llegada a la primera sesión de un juicio en la Audiencia Provincial de Madrid, a 8 de noviembre de 2022, en Madrid (España). La Audiencia Provincial de Madrid celebra mañana martes, a las 10.00 ho - Isabel Infantes - Europa Press - Archivo
Publicado: lunes, 16 enero 2023 18:33

El comisario jubilado habría espiado a Xavier Vinyals por encargo de un empresario con el que mantenía un litigio

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional revela que un agente de la Guardia Civil accedió a bases policiales para ofrecer en 2016 al entorno del comisario jubilado José Manuel Villarejo información sobre el que fuera cónsul de Letonia en Barcelona y presidente de la Plataforma Pro Seleccions Catalanes Xavier Vinyals.

"Esta Unidad identifica al usuario y la plantilla como correspondientes a un funcionario de la Guardia Civil, quien efectuó las consultas a través del sistema Centro de Compensación de la SES", dice el oficio de Asuntos Internos al que ha tenido acceso Europa Press.

Este informe, de 14 páginas, ha sido enviado al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, encargado de la instrucción del 'caso Villarejo', en el marco de la pieza separada número 33, que versa sobre el presunto espionaje a Vinyals. En concreto, se indaga en el encargo que un supuesto enemigo del excónsul encomendó a Villarejo y a su empresa, CENYT, para utilizar información en algunas de las causas judiciales en las que estaba inmerso.

Las pesquisas giran en torno a un encargo de unos 15.000 euros que, presuntamente, un empresario, Daniel Castells, pagó a Villarejo, a su socio Rafael Redondo y a un policía catalán en segunda actividad, Antonio Giménez Raso, para investigar los asuntos privados de Vinyals y utilizar esta información en su contra.

LOS DOS DOCUMENTOS EN PODER DE VILLAREJO

Según recoge el oficio, el magistrado interesó que Asuntos Internos le dijera la autoría de las consultas en ficheros policiales que habían acabado en documentos requisados a Villarejo cuando se registró su domicilio en 2017. En concreto, el instructor se refiere a los archivos 'VIÑALS.docx' y '18-04-2016 VIÑALS.docx'.

La inspectora jefa encargada de tales averiguaciones indica que el segundo de los archivos fue enviado por correo electrónico por Antonio Giménez a Rafael Redondo ese 18 de abril de 2016, y contenía datos personales --DNI, posibles domicilios y hasta el CIF de la empresa 'From Energies Internacional'-- tanto de Xavier Vinyals como de su padre Ramón Vinyals.

Y apunta que, tras estudiar posibles consultas en bases de datos policiales entre los días 18 de marzo y 18 de abril de 2016, no se obtuvieron resultados.

Sobre el otro archivo, 'VIÑALS.docx', la inspectora subraya en su informe que también fue remitido por Giménez a Redondo, pero un par de meses más tarde, en concreto, el 10 de junio de 2016.

En este caso, Asuntos Internos explica que la cantidad de datos es mayor porque incluye "información sobre documentación, vehículos, hospederías --estancias en hoteles-- y vuelos tanto de Ramón Vinyals como de Xavier Vinyals". Añade que se hacen referencias también "al padrón, inmuebles en propiedad o a la carencia de antecedentes".

LAS COINCIDENCIAS ENTRE ARCHIVOS Y BASES POLICIALES

En la auditoría de posibles consultas en bases policiales para obtener estos datos, la inspectora señala que dieron con hasta siete resultados positivos. Cuatro de ellas se realizaron el 2 de mayo de 2016 entre las 07.26 y las 07.38 horas, y en las mismas se buscaron datos primero de Ramón Vinyals y seguidamente de su hijo Xavier, del que se accedió además a la ficha policial.

Añade Asuntos Internos que las otras tres búsquedas se hicieron el 2 de mayo de 2016 a las 10.02 horas desde la plantilla del aeropuerto de El Prat de Llobregat, y que se consultó únicamente el pasaporte de Xavier Vinyals.

Volviendo a las primeras cuatro consultas, el oficio expone que se contacta con la Unidad de Informática y Comunicaciones de la Policía Nacional para que arroje luz sobre la persona que las realizó, y que la respuesta es que fue "un funcionario de la Guardia Civil a través del sistema Centro de Compensación del SES".

El oficio, que entró en la Audiencia Nacional el pasado 9 de enero, indica que tras consultar los ficheros policiales de Ramón Vinyals han podido comprobar que tanto la motocicleta como las hospederías y un viaje que realizó a Singapur que aparecen en el archivo en poder de Villarejo también están incluidos en sus bases. En cuanto a Xavier Vinyals, apunta que los vehículos y los vuelos reseñados en el documento del ex comisario también aparecen en las bases policiales.

LA FIGURA DE VINYALS

Cabe recordar que Vinyals fue uno de los detenidos en octubre de 2020 en la operación 'Voloh', por el presunto desvío de fondos al independentismo que se investiga en el Juzgado Central de Instrucción Número 1 de Barcelona, junto al exconseller de ERC Xavier Vendrell y el exdirigente de CDC y presidente de Aguas de Cataluña, David Madí.

El que fuera cónsul de Letonia en Barcelona declaró como perjudicado ante el juez instructor de caso Villarejo el pasado julio y dio detalles sobre la supuesta vigilancia a la que se vio sometido como parte del 'proyecto Goblin'.

Según el relato judicial, el cliente de Villarejo en este caso habría sido uno de los imputados, Daniel Castells, para encontrar "algo" de Ramón Vinyals y/o su hijo Xavier que le diera cierta ventaja a la hora de resolver el conflicto que mantenían por un procedimiento donde los Vinyals acusaban a Castells de apropiación indebida y por el que la Fiscalía le pedía cárcel y una indemnización millonaria.

El trabajo se habría ejecutado a través de una empresa vinculada a Giménez Raso, "una suerte de filial del Grupo CENYT", la empresa de Villarejo. Castells habría pagado por el mismo 15.000 euros.

También fueron citados a declarar ante el juez, pero como investigados, Rafael Redondo y los propios Castells y Giménez Raso, pero según fuentes consultadas por Europa Press todos ellos se acogieron a su derecho a no declarar.

Contador