29 de marzo de 2020
 
Publicado 16/02/2020 11:19:36CET

La Audiencia Nacional juzgará el miércoles a dos presuntos yihadistas de DAESH por adoctrinar y captar en redes

La Fiscalía pide once años de prisión para cada uno y su expulsión de España tras cumplir las dos terceras partes de la condena

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará desde este miércoles a dos presuntos miembros del 'Estado Islámico' que formaban parte de una célula dedicada a publicar y difundir a través de Youtube, Facebook e Instagram información de contenido propagandístico con el objetivo de autorradicalizarse y captar nuevos miembros para el DAESH.

En su escrito de acusación, la Fiscalía les considera autores de un delito de integración o participación en organización terrorista, y les imputa también un delito de apología o enaltecimiento de acciones e individuos terroristas, y de humillación y menosprecio de las víctimas.

Por ello, el Ministerio Público pide para cada uno once años de prisión, y que una vez cumplidas las dos terceras partes de la pena se sustituya el resto del tiempo de cárcel por la expulsión del territorio español, con prohibición de regresar a España. Ambos permanecen en prisión preventiva desde mayo de 2018.

Según el escrito del fiscal, los acusados F.M. y M.S. usaron sus perfiles en redes a modo de 'buffer-amplificador' del mensaje de Estado Islámico. Ambos pertenecían a una célula terrorista de cinco miembros --los otros tres actuaban desde Marruecos-- que fue desarticulada tras una exhaustiva investigación de las unidades de la policía judicial, concretamente de la Comisaría General de Información en colaboración con la Brigada Provincial de Información de Guipúzcoa y de Vizcaya, y el Cuerpo Nacional de Policía.

En sus argumentos, el Ministerio Fiscal sostiene que en las acciones y expresiones de los procesados se denota que tenían "interiorizado el ideario yihadista radical y violento de DAESH" y que estaban predispuestos a actuar desde dentro de la organización, bien "luchando en el campo de batalla", bien "ayudando en la financiación y haciendo apología de sus postulados".

AMENAZAS A ESPAÑA, A TÚNEZ Y A LÍDERES OCCIDENTALES

En concreto, del primero de los procesados, F.M., se sostiene que hizo apología del 'Estado Islámico' a través de las redes y que tenía como amigos en las mismas "a personas que se muestran con armas en sus perfiles" y que compartían material audiovisual pro yihadista.

La Fiscalía añade que el procesado buscaba y consumía material de DAESH que humillaba a las víctimas de atentados terroristas, justificaba esas acciones, amenazaba a España, a Túnez y a líderes occidentales y justificaba el uso de métodos violentos.

Señalan que además mantenía contactos virtuales con otros miembros de DAESH de Siria, Irak y Afganistán, y compartía además la ideología radical del movimiento Amazigh de liberación del Rif de Marruecos. A esto se suma que divulgara material sobre cómo usar y manejar armas blancas, y que compartiera también medidas de seguridad para evitar ser detectado en redes.

Por todo ello, la Fiscalía afirma que "no es solo un agente instigador que anima y capta a partidarios del terrorismo islámico, sino un verdadero participante activo en la global estructura de Estado Islámico".

REALIZABA LABORES DE CAPTACIÓN EN UN CENTRO DE MENORES

En cuanto a M.S., el Ministerio Fiscal sostiene que "ha exteriorizado su deseo de cometer un atentado terrorista de corte yihadista en España en contra de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y en contra de la población civil", y ha manifestado también su voluntad de hacerse yihadista y trasladarse a zonas de conflicto.

Señalan que se trata de un individuo "extremadamente impulsivo y violento", que está en posesión de armas, y que ha realizado labores de adoctrinamiento sobre jóvenes internos en el centro de menores de Zumarraga (Guipúzcoa) y en su entorno más cercano.

A esto suma la Fiscalía que estaría a favor de la comisión de un acto terrorista de corte yihadista contra la policía en Durango (Vizcaya), que ha exteriorizado su idea del martirio para alcanzar el paraíso, que barajaba atentar contra al Ertzaintza y que se ha informado sobre la capacidad explosiva del TNT.