Casado afea a Sánchez su negociación europea y Rivera muestra dudas con el comisario belga por la euroorden

Actualizado 11/09/2019 13:29:29 CET
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado (1d), recibe el aplauso de la bancada popular tras su intervención en la sesión de control al Gobierno en funciones, en Madrid (España) a 11 de septiembre de 2019.
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado (1d), recibe el aplauso de la bancada popular tras su intervención en la sesión de control al Gobierno en funciones, en Madrid (España) a 11 de septiembre de 2019. - Eduardo Parra - Europa Press


Los independentistas cargan contra Borrell y PP y Cs subrayan que tendrá menos competencias de las que el presidente anunció

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP, Pablo Casado, ha reprochado este miércoles al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, su negociación sobre el reparto de cargos europeos, una negociación, ha dicho, en la que fue "un convidado de piedra", en la que "dejó caer a su candidato", el holandés Frans Timmermans, y en la que el español Josep Borrell, ha dicho, ha resultado tener "menos competencias de las que anunció a bombo y platillo".

Así se lo ha dicho en un Pleno del Congreso dedicado a los últimos Consejos Europeos y al Brexit, en el que Sánchez ha destacado el impulso europeísta de su Gobierno. Casado le ha avisado de que también José Luis Rodríguez Zapatero habló de "volver al corazón de Europa" y luego "casi necesitó un trasplante" y "un bypass en forma de troika y de 135", en alusión a la reforma de la Constitución para consagrar la estabilidad presupuestaria.

Además, ha advertido a Sánchez de que "el Gobierno tenía que haber planteado alguna reserva" al nombramiento como presidente del Consejo Europeo del hasta ahora primer ministro belga, Charles Michel, "por su contemporización con el independentismo catalán y por su falta de colaboración en la extradición de asesinos" como la etarra Natividad Jáuregui, que "en redes sociales se pavonea" de estar fuera del alcance de la justicia española.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha puesto el foco en el designado comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, que es miembro del Gobierno de Charles Michel, y ha avisado de que no le respaldará si no se compromete a reformar la euroorden para que gente como el expresidente catalán Carles Puigdemont no "campe a sus anchas por Europa".

En su repuesta, Sánchez le ha avisado de que Reynders ha sido propuesto precisamente por los liberales y que Ciudadanos "puede ser el único partido dentro de la familia liberal que vote en contra" cuando comparezca ante la Comisión correspondiente de la Eurocámara.

Para el líder de Ciudadanos, el problema es que la euroorden es "un fracaso colectivo" y "un cachondeo", y que los dos últimos gobiernos españoles "no han tenido la valentía y el coraje" de hacer presión para que la orden se cumpla. Así, se ha mostrado convencido de que, en un caso similar, Francia o Alemania "hubieran modificado lo que hiciera falta para que los que han cometido delitos de alta traición hubieran vuelto a su país para ser juzgados".

Sin embargo, los dirigentes españoles "no han sido valientes para defender a los que eran acosados por el separatismo, han ido a Europa y ha callado". "Los que huyen de la Justicia española tienen que saber que huyen de la Justicia europea", ha destacado.

Casado y Rivera han coincidido en criticar a Sánchez por presentar el cargo de Borrell, que será vicepresidente de la Comisión y alto representante para la Política Exterior de la UE, con más competencias de las que finalmente tendrá: ni Defensa, ni ayuda humanitaria, ha dicho Casado.

"No va a poder imponer sanciones a Venezuela", ha abundado Rivera, que considera que "como siempre, Sánchez es un 'fake', vendiendo cosas que no van a suceder". Casado ha aprovechado para echar en cara a Sánchez que no haya conseguido el nombramiento de la ministra en funciones Nadia Calviño como directora gerente del FMI: "No venga a presumir de lo que no tiene".

EL PP SERÁ "LEAL" CON BORRELL

Con todo, el líder de Cs ha asegurado que se alegra de que un español tenga ese puesto y el del PP le ha garantizado su apoyo cuando le examine el Parlamento europeo "y tengo que pasarlo mal por Abengoa". "No seremos tan desleales como ustedes con Miguel Arias Cañete porque tenemos respeto y responsabilidad institucional", ha dicho.

De paso, ha recalcado que Timmermans, que será vicepresidente para el Pacto Verde Europeo, tendrá "la mitad de competencias" que tuvo Arias Cañete al que, por cierto, el propio Timmermans ha elogiado.

VOX VE UN "GROSERO" REPARTO DE "SILLONES"

Por su parte, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha reservado un momento de su discurso para felicitar a Borrell, pero ha subrayado que "a los europeos les da igual quien lidere" las instituciones europeas porque "no notan la diferencia". Es más, ha acusado a PP, Ciudadanos y PSOE de haber participado de un "grosero" reparto de "sillones" en las instituciones europeas que a su formación le causa "estupor".

Abascal ha reclamado que se utilicen los cargos europeos para defender a los agricultores y a las empresas españolas, que tienen que "soportar regulaciones casi soviéticas" y luego competir "con productos fabricados en China y naranjas sudafricanas".

Ante un Sánchez que ha apostado por una Europa que proteja y así combata el populismo, Abascal ha dicho temer que los cargos europeos se usen "para criminalizar a millones de europeos que disienten de la dictadura progre" por la vía de acusarlos de delitos de odio.

EL PSOE ELOGIA Y DEFIENDE A BORRELL

En el debate, el aún ministro de Asuntos Exteriores en funciones ha recibido elogios de Sánchez, que ha remarcado que "la UE gana un gran servidor para su causa y España gana un aliado en la defensa de la Europa por la que merece la pena luchar". "Es un orgullo para nuestro partido y nuestro país", ha dicho la portavoz socialista Adriana Lastra.

Borrell ha sido blanco de las críticas de la diputada de JxCat, Laura Borràs, que le ha acusado de haberse dedicado a "vulnerar la presunción de inocencia" de los políticos juzgados por el 'procés' y de "espiar", y también del de Bildu, Jon Iñarritu. Sánchez les ha respondido que si lo que le reprochan es que defienda "la Constitución y la integridad territorial" pues es "un buen reproche" y los socialistas "están orgullosos".

Tanto Borras como Iñarritu han opinado que lo que los partidos constitucionalistas consideran un "fracaso" de la euroorden es tal vez un "problema de la Justicia española" porque en otros países "no está controlada por la puerta de atrás".

Por otro lado, Rivera ha defendido la proposición de ley presentada por su grupo para que el presidente del Gobierno deba no solo rendir cuentas ante el Congreso después de cada Consejo Europeo sino también recabar su "mandato" antes de acudir.

Al final del debate, Sánchez se ha mostrado satisfecho de que, aunque no le apoyen expresamente, los principales partidos de la oposición no hayan expresado quejas al rumbo europeo ni a los preparativos para el Brexit. Eso sí, Lastra ha recordado al PP que votó en contra de la convalidación del plan de contingencia.

Contador