Actualizado 11/12/2017 19:30 CET

El cifrado especial del teléfono del número 2 de Junqueras obligó a la Guardia Civil a buscar especialistas en Munich

Teléfono móvil smartphone averías verano
PIXABAY

La empresa Cellebrite tuvo de desarrollar una "forma de ataque" al bloqueo instalado por Jové que impedía el acceso a los datos

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El especial cifrado que tenía instalado en su móvil José María Jové i Lladó, número dos del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras en la Consejería de Economía de Cataluña, obligó a trasladar a dos agentes de la Guardia Civil a Munich el pasado 18 de octubre para buscar la ayuda de los especialistas de la empresa Cellebrite, y ni siquiera allí lograron desbloquearlo. La compañía comunicó diez días después a los investigadores que ya contaba con una "forma de ataque" al bloqueo del teléfono en cuestión que se aplicó ya en España.

Así consta en un oficio de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso Europa Press, y que fue aportado al sumario del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona que investiga la preparación del referéndum ilegal del 1-O.

El documento señala que el pasado 20 de septiembre se intervino el iPhone 6S perteneciente a Jové en el transcurro de un registro efectuado en un inmueble de Las Franquesas del Valles (Barcelona). El terminal estaba bloqueado por código de usuario, por lo que se solicitó la intervención de dos peritos del laboratorio de Grupo de Informática Forense.

El pasado 9 de octubre se autorizó el traslado de ambos agentes a la sede que la empresa Cellebrite -ya utilizada por el Instituto Armado en otros casos, como el de la desaparición de Diana Quer- para "proceder al desbloqueo del mismo con tecnología propia de dicha compañía".

El 18 de octubre los agentes entregaron el móvil en Munich, si bien se les comunicó la imposibilidad también allí de acceder al dispositivo al haberse encontrado los expertos "un tipo de cifrado que no es para el que tienen desarrollada su técnica", si bien estaban trabajando para que este tipo de accesos fuera posible en un futuro próximo.

Los guardias civiles volvieron a España con el móvil y diez días después, el 28 de octubre, Cellebrite informó de la disponibilidad de una "forma de ataque" al bloqueo del teléfono en cuestión, para lo que no era necesario el traslado a Alemania sino seguir unas instrucciones que finalmente se les dio a los agentes. <<<<