Cs defiende que Rivera siguió "en todo momento" las instrucciones de la Policía Nacional en el control del Prat

Albert Rivera
GETTY
Actualizado 21/10/2018 0:15:10 CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Ciudadanos ha defendido que el presidente del partido, Albert Rivera, siguió "en todo momento" las instrucciones de sus escoltas, que pertenecen al cuerpo de la Policía Nacional, a su paso por el control de seguridad en el Aeropuerto del Prat cuando dos vigilantes procedieron a ejercer una prueba de trazas de explosivos.

Para la formación naranja, Rivera no se negó a detenerse en ningún control el pasado 7 de octubre cuando fue requerido para ello, por lo que se remite al "criterio y autoridad" de la Policía Nacional el no haber pasado dicho control.

Según fuentes de Alternativa Sindical, la organización a la que están afiliados los dos vigilantes del Prat, consultadas por Europa Press, los trabajadores del aeropuerto procedieron a llevar a cabo el control de trazas, que detecta sustancias explosivas, una vez sonó el indicador del control aleatorio.

Ante esta situación, uno de los escoltas de Rivera se negó a que los vigilantes ejercieran la prueba, un control rutinario establecido en la normativa europea de seguridad en los aeropuertos, lo que ocasionó una fuerte discusión entre los trabajadores del aeropuerto y los policías nacionales.

En concreto, el escolta les indicó a los vigilantes que el líder de Ciudadanos no pasaría ningún tipo de control "bajo su responsabilidad", para acto seguido acompañar a Rivera hacia la salida de embarque, a lo que los vigilantes le responden que si se niegan a pasar la prueba tendrían que identificarse y facilitarles el número de placa, ante lo cual el agente accede.

Tras el embarque, ambos escoltas vuelven a la posición de filtros para seguir con la discusión. Según el sindicato, uno de los escoltas, "delante del resto de usuarios y viajeros presenten, increpa y advierte a los vigilantes afirmando que habían interferido en un operativo".

LOS VIGILANTES HAN SIDO CITADOS

Alternativa Sindical ha querido resaltar que en el Aeropuerto de el Prat existe un filtro para autoridades que es el control habitual por el que acceden personalidades políticas de una manera más fácil donde también se encuentra la Guardia Civil. Sin embargo, Rivera optó por dirigirse al punto de control de seguridad por el que pasa el conjunto de ciudadanos.

Como consecuencia, los vigilantes de seguridad, trabajadores de la empresa Trablisa, han sido citados el próximo día 25 de octubre ante la Unidad Territorial de Seguridad Privada, donde tendrán que explicar su versión de los hechos. Este organismo está regulado por la Dirección General de la Policía, del que a su vez depende la Unidad Central de Seguridad Privada que controla el trabajo de las empresas de seguridad en España.

Para el sindicato, los vigilantes actuaron con "exquisita profesionalidad, siendo metódicos y cumpliendo escrupulosamente con la normativa de seguridad en los aeropuertos, al mismo tiempo que denuncia la "bravuconería y nefasto comportamiento de uno de los escoltas".

La normativa señalada exige que las inspecciones se lleven a cabo ante los propios arcos detectores, de forma que los pasajeros se seleccionan aleatoriamente. Después deberán depositar sus bultos de cabina en una mesa y los vigilantes de seguridad procederán a escanear la pieza de equipaje con un ETD, un equipo de mano que detecta los vapores que emanan los explosivos.

El sindicato, no obstante, ha querido dejar claro que el control en sí no tiene nada que ver con una prueba de drogas, sino de explosivos que se ejecuta aleatoriamente, aunque ha subrayado que se trata de un hecho "lamentable" que podría haberse evitado.

Contador