Diputaciones Provinciales tienen un presupuesto anual de más de 6.800 millones de euros, y las forales casi lo triplican

Actualizado 07/06/2010 20:58:07 CET

El PSOE, que ve en las palabras de Blanco a una "reflexión", gobierna en 21 y el PP, que gobierna en 14, se opone a su desaparición y pide actualizarlas

MADRID, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las Diputaciones Provinciales contaron el pasado año con un presupuesto anual de 6.871 millones de euros, según los datos de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) correspondientes a 2009 y a los que ha tenido acceso Europa Press. De las 38 existentes en España, 21 están gobernadas por el PSOE, 14 por el PP, tres por el PNV, dos por ERC y una por CiU.

El PSOE gobierna en todas las andaluzas, pero con mayoría absoluta en Granada, Huelva, Jaén, Córdoba y Sevilla. En Almería gobierna en minoría tras romper con el independiente PAL, mientras que en Cádiz y Málaga lo hace en coalición con IULV-CA. El presupuesto total de las ocho diputaciones de esta CCAA asciende a 2.049,3 millones, siendo Sevilla, con 377,1, la que más presupuesto maneja. Tras la capital hispalense están Málaga (311,7 millones de euros), Cádiz (297), Córdoba (256,8), Jaén (231,6) Granada (229,1), Almería (208) y Huelva (156).

En Cataluña, Barcelona está gobernada por el PSC y contó en 2009 con 719,3 millones. Tarragona es de CiU, con 148 millones de presupuesto; mientras que Lleida (100,6 millones) y Girona (145,4) son de ERC (aunque el gobierno provincial se lo reparten con el PSC). En total, 1.113,3 millones de euros sumando las cuatro diputaciones.

Las tres diputaciones provinciales de la Comunidad Valenciana están gobernadas por el PP: Alicante (286,8 millones), Castellón (170,3) y Valencia (528,2) sumaron 985,3 millones de euros. En Galicia, el PP gobierna en las diputaciones de Ourense (86,2 millones) y Pontevedra (181,3), mientras que las de Lugo (127,2) y A Coruña (201,4) son socialistas pero con el apoyo del BNG. En total, 596,1 para estos organismos en Galicia.

Todas las diputaciones de Castilla-La Mancha están gobernadas por el PSOE con mayoría absoluta, excepto la de Guadalajara, que la pactó con IU. El desglose otorga a Albacete 115,9 millones, 140,4 a Ciudad Real, 87,5 a Cuenca, 65,9 a Guadalajara y 149 a Toledo. 558,7 millones de euros en total.

Castilla y León cuenta con nueve diputaciones, todas ellas comandadas por el PP: Ávila (71), Burgos (147,3), León (173), Palencia (86), Salamanca (122), Segovia (58,7), Soria (66,9), Valladolid (137,7) y Zamora (76,4). Sumando las nueve, un total de 939 en los PGE de 2009.

El PSOE gobierna en las tres diputaciones aragonesas, con un total de 344,8 millones en 2009 (Zaragoza 188,4 millones, Huesca 93,1 y Teruel 63,3). En las dos extremeñas también gobiernan los socialistas, con 155,8 para Badajoz y 129,8 para Cáceres (285,6 millones de euros en total).

A las diputaciones provinciales les corresponde la administración autónoma de una provincia. Cuantan con este órgano de gobierno todas las provincias excepto las uniprovinciales, las de Euskadi y las islas, según lo establecido en la Ley de Bases del Régimen Local y los respectivos estatutos de autonomía.

Mención aparte merecen las diputaciones forales, que en 2009 contaron con un presupuesto muy superior al de las provinciales, de 15.082 millones de euros. Vizcaya fue la que más recursos manejó, con 7.801 millones, seguida de Guipúzcoa con 4,724 y Álava con 2.557.

Integran la diputación provincial, como órganos de gobierno de la misma, el presidente, uno o varios vicepresidentes, la junta de gobierno y el pleno. En las CCAA compuestas por una única provincia no hay diputaciones provinciales porque las competencias de la diputación son asumidas por la propia Comunidad Autónoma.

En el País Vasco, el órgano de gobierno y administración es la Diputación Foral. Además de las funciones del resto de diputaciones, tienen también otras relacionadas con la fiscalidad y, a diferencia de las diputaciones provinciales, son órganos de elección directa. Por su parte, en las islas no existen las diputaciones provinciales, y en su lugar está el Consejo Insular (Baleares) y los cabildos en Canarias.

En Cataluña el Estatuto de Autonomía de 2006 establece en su artículo 91 que los consejos de veguería sustituyen a las diputaciones, por lo que éstas están abocadas a la desaparición junto con los actuales consejos comarcales, una vez se elaboren las leyes de transición de un organismo a otro.

El portavoz de Política Municipal del PP, Juan Manuel Moreno, explicó a Europa Press que ellos están de acuerdo con "todo lo que sea mejorar el ámbito de coordinación y suponga mayor ahorro y eficiencia". "Si hay que actualizarlas, sí, pero nunca eliminarlas. Habría que hacer un estudio riguroso de papel de cada una de las administraciones públicas para definir ámbitos competenciales", planteó.

Así, aseguró que el Gobierno, y sobre todo el ministro de Fomento y número dos del PSOE, José Blanco, se está acostumbrando a sacar una "cortina de humo todos los fines de semana para no hablar de lo verdaderamente importante, que es el empleo y la grave situación económica y social de España".

"Estamos dispuestos a hacer un estudio en profundidad del conjunto de las administraciones públicas para clarificar los ámbitos competenciales y que de una vez por todas haya un catálogo de competencias en la administración local y provincial. Las diputaciones se pueden actualizar, refrescándolas, pero siempre manteniéndolas, porque son absolutamente básicas para muchos municipios", argumentó.

Por su parte, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, dijo hoy compartir la "reflexión" de Blanco sobre que las diputaciones provinciales deben estar afectadas también por la necesidad de eficiencia en el gasto, pero añadió que los socialistas no tienen en cartera ninguna propuesta formal en este sentido.

En rueda de prensa en la sede socialista de Ferraz, Pajín recalcó que lo que Blanco hizo fue una "reflexión" en el sentido de que, en este "momento de ajuste", los "gobiernos locales intermedios" deben participar también en el análisis de la "racionalidad y la eficacia" de los gastos públicos, dado que el Gobierno central, las comunidades autónomas y los ayuntamientos lo están haciendo.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, defendió el papel de las diputaciones provinciales y recomendó Blanco abordar una "racionalización de todo el sector público estatal" antes de hablar de suprimir órganos concretos como las diputaciones. En una rueda de prensa en la sede nacional del PP, De Cospedal respondía así a las declaraciones que ayer realizó el titular de Fomento y número dos del PSOE abriendo la puerta a una posible eliminación de las diputaciones.