España y Portugal fijarán posición común sobre las interconexiones energéticas de la UE en su XXVII cumbre bilateral

Actualizado 01/06/2014 11:30:03 CET
EUROPA PRESS

Rajoy viajará junto a seis de sus ministros a la localidad portuguesa de Vidago

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los Gobiernos de España y Portugal aprovecharán su XXVII cumbre bilateral de este miércoles en la localidad portuguesa de Vidago, próxima a Verín (Orense), para fijar una posición común de cara al debate que se ha abierto en la UE sobre la necesidad de mejorar las interconexiones energéticas, para reducir la dependencia actual del gas ruso.

El jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, se desplazará junto a seis de sus ministros (Exteriores; Industria, Energía y Turismo; Empleo; Fomento; Defensa e Interior) y dos secretarios de Estado (Sanidad y Comercio) a Vidago, donde presidirá con el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, una cita que los dos países venían celebrando más o menos cada año, a excepción del parón registrado en la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero.

Desde que llegó a La Moncloa, Rajoy ha cumplido su compromiso de recuperar la periodicidad anual en las cumbres con uno de los socios más estrechos que España tiene en la UE, con el que se comparten múltiples intereses y con el que, por tanto, se mantienen posiciones comunes.

Rajoy tuvo oportunidad de preparar el contenido de la cumbre con Passos Coelho, en el almuerzo de trabajo que celebraron el pasado 24 de mayo en Lisboa, de forma previa a la final de la UEFA Champions League que disputaron el Real Madrid y el Atlético de Madrid.

La reunión de trabajo que volverán a mantener en Vidago estará centrada en la necesidad de acelerar la mejora de las interconexiones energéticas en la UE, y en concreto, las de la Península Ibérica, que es hoy por hoy una "isla energética", según suelen destacar miembros del Gobierno.

Los líderes de la UE decidieron en su reunión de primavera "acelerar los esfuerzos" para aumentar las interconexiones energéticas de la Península Ibérica hasta alcanzar un mínimo del 10% de la potencia instalada, lo que, entre otras cosas, se traducirá en una reducción de los costes de la energía en España. En la actualidad, la ratio de interconexión es tan solo del 1,2%.

FINANCIAR INFRAESTRUCTURAS

Para lograr la meta del 10 por ciento, España y Portugal aspiran a que se facilite el uso de fondos europeos para financiar las interconexiones con Francia. En opinión de España, el refuerzo de las interconexiones permitirá crear un mercado energético único en la UE y reduciría la dependencia energética respecto a Rusia al facilitar una diversificación de las fuentes de suministro.

A pesar de que el Consejo Europeo de primavera abordó este asunto, España considera que quedó "muy solapado" por la crisis en Ucrania y aún no se le ha prestado la atención que merece, indican fuentes gubernamentales.

Por eso, Rajoy y Passos Coelho dedicarán su entrevista en Vidago a coordinar qué pasos seguir dando en la UE para ir avanzando hacia este objetivo.

Pero también abordarán otros asuntos, como cuáles deberían ser los objetivos de la nueva Comisión Europea que ha de formarse tras las pasadas elecciones al Parlamento Europeo, qué medidas debería poner en marcha la UE para fomentar el crecimiento y el empleo y cómo seguir avanzando hacia una unión económica real, añaden las mismas fuentes.