El Gobierno protestó ante Bélgica por tres vías por la carta del presidente del Parlamento flamenco a Forcadell

El presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans
REUTERS / FRANCOIS LENOIR
Actualizado 26/09/2018 14:51:49 CET

España respondió con una carta de protesta ante unas acusaciones que fuentes diplomáticas ven "objetivamente insultantes"

NUEVA YORK/BRUSELAS, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Exteriores protestó por tres vías diferentes ante las autoridades belgas por la carta que el presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, envió a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, poniendo en cuestión la democracia española, según ha informado este miércoles el departamento que dirige Josep Borrell.

Como respuesta, el encargado de negocios de la Embajada española en Bélgica, Jorge Notivoli, envió una carta de protesta a Peumans y, además, copias de esa carta fueron entregadas por los canales diplomáticos oficiales en sendas reuniones, en Bruselas y en Madrid.

En concreto, el pasado jueves 20 de septiembre, el embajador de Bélgica en España, Marc Calcoen, fue convocado al Ministerio por la directora general de Europa Occidental, Central y Sudeste de Europa, Aurora Mejía, para entregarle copia de la carta y trasladarle el "profundo malestar por el contenido y los términos" de una carta que había dirigido a Forcadell en su condición de "representante institucional".

En paralelo, tuvo lugar en Bruselas, en el Ministerio de Exteriores de Bélgica, una reunión entre el encargado de negocios de España y la Dirección General de Europa del Ministerio Belga, a petición española, en la que se entregó otra copia de esa carta de protesta.

Fuentes diplomáticas españolas consultadas por Europa Press han calificado de "objetivamente insultantes" algunos contenidos de la carta de Peumans, y han alegado que "lo raro sería que el Gobierno español no manifestara su queja por los canales oportunos".

La carta la escribió el 'número dos' de la embajada, el encargado de negocios, porque la nueva embajadora, Beatriz Larrotcha, está recién nombrada y aún no ha presentado credenciales.

BÉLGICA: LA POLÍTICA LA DECIDE EL GOBIERNO

En su reunión en Madrid, el embajador belga trasladó a las autoridades españolas que "la política exterior de Bélgica la decide el Gobierno federal y no el señor Peumans", miembro de Nueva Alianza Flamenca (NVA) y apoyo del expresidente catalán Carles Puigdemont desde su huída, según un portavoz del Ministerio belga de Exteriores.

Peumans, recordaba en su misiva a Forcadell un encuentro con ella en Bruselas y asegura que, en el último año, "las cosas han ido a peor para la democracia en Cataluña". "La violencia usada durante las elecciones fue solo la expresión más atroz de la política antidemocrática", afirma.

En este sentido, considera que mantener detenidos a políticos independentistas es "un acto todavía más insidioso", una "prueba" de que "el Gobierno en España ya no puede cumplir las condiciones para ser parte de una Unión Europea democrática", reza la misiva, que fue entregada a Forcadell en prisión por el eurodiputado Mark Demesmaeker, de NVA.

También subraya su compromiso con los trabajos para que Cataluña "tenga la oportunidad de elegir su propia identidad. "Como presidente del Parlamento flamenco, espero que tú --y otros políticos catalanes detenidos-- recuperen su libertad, porque es absolutamente inaceptable que los políticos sean detenidos por sus opiniones", añade.

El eurodiputado Demesmaeker, que el 7 de septiembre visitó a varios reclusos independentistas, ha comentado en Twitter las quejas del Ministerio de Asuntos Exterior español por la carta y, con una alusión al ministro, Josep Borrell, ha insistido en que "todos los demócratas de la UE están decepcionados por que España tenga presos políticos".

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, ha tachado de "inaceptables" las afirmaciones recogidas en la carta, pero también ha apuntado que este tipo de consideraciones demuestran que "al Gobierno de Sánchez le han perdido el respeto en Bélgica".

"Tantos guiños del gobierno a los golpistas no pasan desapercibidos para los independentistas flamencos", ha asegurado González Pons, en un comunicado en el que también ha planteado: "Si el gobierno de Sánchez no respalda al Supremo, ¿cómo esperar que lo vayan a respetar los nacionalistas flamencos?".