Irene Lozano relevará Carlos Espinosa de los Monteros al frente de una nueva Marca España renovada

Actualizado 09/10/2018 11:22:44 CET
409972.1.500.286.20181009090200
Vídeo de la noticia

Lozano, que ya acompañó a Sánchez en las listas en 2015, dirigirá un organismo que pasa a denominarse la España Global

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La exdiputada de PSOE y UPyD Irene Lozano relevará al empresario Carlos Espinosa de los Monteros al frente una nueva Marca España renovada, que pasará a denominarse 'La España Global', según han adelantado 'El País' y 'El Mundo' y han confirmado a Europa Press fuentes de Exteriores.

La periodista y escritora estará así al frente de la oficina encargada de promocionar la imagen de España en el exterior, al que Espinosa de los Monteros llegó en 2012, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy acordó la creación del Alto Comisionado para la Marca España.

Irene Lozano abandonó UPyD en 2015 tras perder las primarias y pasó a integrarse como independientes en las listas del PSOE a las elecciones de 2015 por la circunscripción de Madrid, donde ocupó el 'número cuatro', por delante del que fuera candidato a la Secretaría General, Eduardo Madina, que era número siete y no obtuvo escaño.

Además, el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la incorporó al Comité de Expertos encargado de la elaboración del programa electoral, como experta en regeneración democrática.

La exdiputada de UPyD anunció no obstante el 26 de abril de 2016 no repetir en las listas tras cuatro meses como parlamentaria en el Grupo Socialista, en los que tuvo un perfil bajo. Su fichaje provocó malestar en un amplio sector del partido y fue criticada por algunos dirigentes, especialmente en la federación andaluza de Susana Díaz, donde recordaban los ataques de Lozano por el caso de los ERE y sus referencias a Andalucía como el "cortijo" del PSOE.

Sustituirá en el cargo al exvicepresidente de Inditex Carlos Espinosa de los Monteros, alto comisionado para la Marca España desde su creación en 2012 y que durante estos seis años ha asumido la coordinación de todas las actuaciones relacionadas con la promoción de la imagen exterior de España.

El Gobierno de Pedro Sánchez considera que esta oficina ha llevado a cabo una labor "de gran eficacia" y "muy positiva" para la imagen de España en el exterior, y ahora se plantea la posibilidad de dotar a la oficina de recursos, para que pueda hacer frente a "nuevos desafíos". Así lo detalla el Gobierno en una respuesta parlamentaria, a la que ha tenido acceso Europa Press.

El Tribunal de Cuentas, en un reciente informe, alertaba de que la falta de presupuesto de Marca España "impide el desarrollo de actividades dirigidas al cumplimiento de su misión y compromete el éxito del proyecto para el futuro".

PDECAT Y ERC PIDIERON SU CIERRE

Con motivo de la presentación de aquel informe en el Congreso, tanto el PDeCAT como ERC pidieron al Gobierno socialista que cerrase la oficina. Sin embargo, el nuevo ministro de Exteriores, Josep Borrell, se ha fijado como una de sus tareas reconstruir la imagen de España en el exterior, que considera "seriamente dañada" por la propaganda independentista catalana, y quiere que Marca España ayude en ese empeño.

Eso sí, según dijo recientemente en un desayuno informativo, Borrell cree que "Marca España no puede continuar como está", en un "limbo" sin presupuesto y "en condiciones atípicas que una administración no debería aceptar".

Exteriores relevará a Espinosa de los Monteros y renombrará la oficina como 'La España Global', señalan fuentes de Exteriores, y la intención del ministro es que sea un "instrumento dotado de recursos, de capacidad y de personal, con una orientación seguramente distinta" a la que tenía cuando se creó, según ha adelantado él mismo.

Marca España fue creada por el primer Gobierno de Mariano Rajoy en 2012, en plena recesión, para mejorar la imagen del país en el exterior por la vía de coordinar y potenciar las actividades desarrolladas en temas sectoriales por otros Departamentos y órganos de la Administración General del Estado. El Alto Comisionado tiene rango de secretario de Estado pero sus funciones no son retribuidas, y depende funcionalmente del presidente del Gobierno y orgánicamente del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Seis años después, el Gobierno socialista asume que su labor, "en un contexto económico extremadamente complicado" ha sido "de gran eficacia y muy positiva para la imagen de España en el exterior", especialmente en su función de coordinar y potenciar las distintas actividades.

EL GOBIERNO PREVÉ MÁS CRECIMIENTO ECONÓMICO

Es más, sostiene que así lo demuestran los diferentes índices internacionales, prestigiosos e independientes, que miden el impacto de la imagen internacional de los países.

Ahora, dice el Gobierno, "la mejor situación económica de la que goza España y las positivas proyecciones sobre su crecimiento en los próximos años" permiten contemplar la posibilidad de dotar de recursos a la Oficina "para afrontar nuevos desafíos en la construcción de una imagen positiva, sólida y sostenible del país en el exterior". En esos objetivos, dice, "Marca España seguirá desarrollando una valiosa e importante actuación".

Contador