Actualizado 22/01/2013 18:49:30 +00:00 CET

Piden 36 años de cárcel para el exjefe de Policía de Ubrique por su presunta implicación en la Operación Halcón

CÁDIZ, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio Fiscal solicita 36 años de prisión para el exjefe de la Policía Local de Ubrique (Cádiz) Carlos Carretero y su pareja, E.C., por su supuesta relación con la 'Operación Halcón', la presunta trama de facturas falsas en la Sierra de Cádiz a raíz de la cual salió a la luz la denominada 'Operación Karlos' de fraude a la Seguridad Social y por la que Carretero se encuentra actualmente en prisión cumpliendo condena.

Fuentes cercanas al caso han confirmado a Europa Press que, tal y como adelanta la Cadena Ser, el fiscal considera a Carretero y a su pareja responsables de un delito de falsedad en documento mercantil y de otros once contra la Hacienda Pública y pide 1,8 millones de euros de multa.

Carretero está considerado el presunto cerebro de esta trama, que, según la información recopilada por Europa Press, salió a la luz en abril de 2006, cuando la Agencia Tributaria desarticuló en la provincia de Cádiz una trama organizada dedicada a la emisión y venta de facturas falsas que eran supuestamente compradas, principalmente, por empresarios del sector de la marroquinería e inmobiliarias para desgravar de forma irregular el importe de esa factura falsa en sus declaraciones del IVA y del Impuesto sobre Sociedades.

Según informó en su momento la Agencia Tributaria en un comunicado, el fraude podría superar los 40 millones de euros y fueron intervenidas varias cuentas bancarias, coches de lujo y propiedades inmobiliarias pertenecientes a los imputados en la trama. En el marco de la operación se procedió a la detención de una veintena de personas en las provincias de Cádiz y Málaga.

Fuentes de la investigación apuntaban entonces a que el supuesto cabecilla habría creado empresas pantallas y emisoras de facturas falsas utilizando testaferros insolventes. Se informó, asimismo, de que a Carretero se le incautaron durante la operación policial más de 750.000 euros en diversas cajas fuertes encontradas en los múltiples registros domiciliarios efectuados, de los que 250.000 era en metálico y el resto en pagarés.