Actualizado 13/08/2018 14:39 CET

Robles recibirá al padre de un soldado que quedó tetrapléjico en un salto paracaidista

Margarita Robles con las tropas en el Líbano
MINISTERIO DE DEFENSA - Archivo

MADRID, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Defensa, Margarita Robles, tiene previsto recibir en los próximos meses a Antonio Clemente, el padre de un soldado que quedó tetrapléjico tras un salto en paracaídas en el año 2007, según le ha adelantado un cargo técnico del Ministerio.

En esta cita, Clemente tendrá oportunidad de explicar a la ministra el largo camino judicial que ha atravesado desde que su hijo Alejandro quedara inmóvil tras el salto paracaidista en el que también resultaron heridos el resto de sus compañeros, según ha adelantado a Europa Press.

El asunto está ahora en manos del Tribunal Constitucional, pero Clemente quiere que Robles conozca todo el "calvario" que ha tenido que atravesar su familia desde el accidente para que sirva como "ejemplo" para futuras "desgracias" que ocurran en el seno de las Fuerzas Armadas.

La familia del soldado Alejandro Clemente denunció desde el principio las condiciones en las que tuvo lugar el salto paracaidista el 14 de febrero de 2007, con "fuertes rachas de viento que no garantizaban la seguridad".

Tanto el Tribunal Militar Territorial Primero como la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo absolvieron de imprudencia temeraria al sargento que autorizó el lanzamiento. Sin embargo, el Tribunal Constitucional admitió a trámite el pasado mes de junio el recurso de la familia, que tiene "grandes esperanzas" en un fallo favorable.

PRIMERA MINISTRA EN RECIBIRLE

Antonio Clemente quiere que Robles conozca de primera mano todo este recorrido, la forma de proceder que ha tenido el Ministerio durante estos once años y las "carencias iniciales" a las que tuvo que enfrentarse la familia. Será la primera ministra que le reciba. Durante la etapa de María Dolores de Cospedal como titular del Departamento tuvo un encuentro con el entonces subsecretario de Estado, Arturo Romaní.

Su objetivo no es pedir justicia, ya que reconoce que eso es competencia de los tribunales, sino que la ministra pueda extraer conclusiones que le permitan "saber cómo actuar" en futuras "tragedias" que puedan suceder en las Fuerzas Armadas.