Los terroristas de Barcelona intentaron conseguir furgonetas evitando las empresas de alquiler

Atentado en Barcelonas. Muestras de duelo y solidaridad con las víctimas
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 10/08/2018 13:33:38CET

Pidieron vehículos a familiares, amigos, tenderos de la zona e incluso antiguos contactos de wallapop

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

La 'célula' que perpetró los ataques terroristas de Barcelona y Cambrils en agosto de 2017 intentó sin éxito, y pese a su insistencia, conseguir de su entorno las tres furgonetas utilizadas en los hechos antes de tener acudir finalmente a las empresas de alquiler.

Así se deduce de la lectura del sumario del caso, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que varios testigos -vecinos, familiares o tenderos de la zona- aseguran que los jóvenes se dirigieron a ellos de forma insistente en los días previos a los ataques para que les prestaran o les dijeran quién podría alquilarles los vehículos.

El autor de los atropellos en Las Ramblas, Younes Abouyaaqoub, no dudo en intentar hacerse con una furgoneta acudiendo a un persona a la que en 2016 había vendido un turismo a través de la plataforma Wallapop. Los días previos a los atentados el chico volvió a ponerse en contacto con este señor y le pidió una furgoneta que sabía que éste tenía.

ASÍ SE SOLÍA HACER ENTRE MUSULMANES, SEGÚN YOUNES

"El declarante se negó rotundamente y le informó de la existencia en las proximidades de empresas de vehículos de alquiler -se señala en el acta de declaración de este vecino, obrante en el sumario-. Ante la negativa del declarante el señor Younes insistió en llegar a un acuerdo económico por el alquiler del vehículo sin conductor manifestándole que entre musulmanes es mejor que compañías extranjeras y/o otros"

Los terroristas también trataron de hacerse con los vehículos a través de sus familiares. El primo de Driss y Moussa Oukabir - el primero en prisión y el segundo abatido en Cambrils (Tarragona)-, declaró ante los Mossos que otro miembro del grupo, Youssef Aalla, le pidió insistentemente, "a diario hasta antes de los atentados", la furgoneta que que él solía utilizar.

Según este primo, Aalla -que resultó muerto en la explosión del chalet de Alcanar (Tarragona) donde los terroristas preparaban sus explosivos- le dijo que la necesitaba para transportar un frigorífico. En una de las ocasiones en que le pidió la furgoneta, según precisó a los agentes, iba acompañado de Younes.

Otros dos testimonios obrantes en las actuaciones acreditan los intentos de los jóvenes para hacerse con furgonetas o en su caso vehículos todo terreno antes de acudir como hicieron finalmente a diversas empresas de alquiler.

Así ocurrió con el responsable de una tienda de San Carlos de la Rápita (Tarragona) a quien también pidieron su furgoneta a pesar de que el tendero no les conocía de nada. Este les indicó que la necesitaba para su trabajo aunque les señaló a otro vecino que tenía un vehículo similar que a veces alquilaba.

Younes Abouyaaqoub intentó por su parte hacerse con un vehículo pidiéndose al dueño de un restaurante donde había trabajado años antes, y que tampoco se la prestó. En su declaración ante los Mossos d'Esquadra, el dueño del restaurante señaló que contrató a este joven porque antes había trabajado con uno de sus hermanos, y que recordaba que en alguna ocasión abandonaba su faena para irse a rezar a la parte posterior del establecimiento.