Actualizado 19/04/2007 20:49 CET

TSJPV.-López y Ares afirman que su reunión con la izquierda abertzale fue excepcional, legal y con objetivos honorables

Aseguran que no se volverán a repetir a no ser que cuente "con una fuerza legal" y que el objetivo de PSE es que "no se vuelva a matar"

BILBAO, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los dirigentes del PSE-EE, Patxi López y Rodolfo Ares, afirmaron hoy ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) que su reunión del 6 de julio del pasado año "con la izquierda abertzale" fue "plenamente legal y absolutamente legítima" desde el punto de vista político, "teniendo en cuenta la honorabilidad de los objetivos perseguidos".

Tras recordar que las personas con las que se reunieron -Arnaldo Otegi, Rufi Etxeberria y Olatz Dañobeitia- "no estaban ilegalizadas porque tenían sus derechos civiles y políticos plenamente vigentes", aseguró que el encuentro tuvo carácter "excepcional", por lo que no se reproducirán estos encuentros hasta que la izquierda abertzale cuente con "una fuerza legal". Además, destacó que el objetivo de su partido "era y sigue siendo" el de conseguir "que no se vuelva a matar más por ideas políticas".

López y Ares ofrecieron una rueda de prensa a las cinco de esta tarde en la sede del PSE-EE de Bilbao para informar sobre el contenido de su declaración hoy como imputados ante el juez-instructor, Roberto Sáiz, por reunirse con la formación ilegalizada.

El líder del PSE-EE afirmó que han comparecido en sede judicial "con absoluta serenidad, sin ningún tipo de alharacas, ni organizando actos callejeros de adhesión partidista para, de alguna manera, condicionar al Poder Judicial" porque los socialistas creen "en el sistema de libertades y en la independencia de la Justicia".

"Tenemos, por lo tanto, la obligación pedagógica, como líderes políticos y representantes de la ciudadanía de predicar con el ejemplo, de acudir ante la Justicia con normalidad como cualquier ciudadano", añadió.

López y Ares explicaron al juez instructor "la razones" que adoptaron de reunirse con la izquierda abertzale, desde el convencimiento de que, al celebrar el encuentro, no cometían "ninguna ilegalidad". "Confiamos, por ello, en que los jueces nos darán la razón y esta querella se quedará en absolutamente nada", afirmó el secretario general del PSE.

En este sentido, fue contundente al asegurar que actuaron, "en todo momento, conforme a la legalidad" porque no se reunieron con una formación política ilegalizada, sino con personas que, en cuanto tales, no estaban ilegalizadas y, por lo tanto, tenían sus derechos cívicos y políticos plenamente vigente".

"Y actuamos, además, bajo el control y el aval de los propios jueces porque quiero recordar que hubo una resolución, un auto del juez Baltasar Garzón, señalando que no veía motivo alguno para prohibir esta reunión, ya que perseguía acabar con el terrorismo y conseguir la paz", subrayó.

Además, recordó que esta resolución "no se emitió porque sí, de forma gartuita, sino a instancias, precisamente, de quienes se oponían a que se celebrara este encuentro". "Por lo tanto, acudimos a dicha reunión, por decirlo de alguna manera, con el aval de un juez de que su celebración no constituía ningún tipo de delito", destacó.

Patxi López aseveró que "el encuentro con miembros destacados de la izquierda abertzale fue plenamente legal, además de ser una iniciativa absolutamente legítima, políticamente hablando, teniendo en cuenta la honorabilidad de los objetivos perseguidos".

"Porque nosotros no fuimos a esa reunión para mantener una interlocución o negociación política con una formación ilegal, sino que la promovimos por iniciativa propia y con carácter excepcional con el único propósito de decirle a la izquierda abertzale que tenía que adoptar las medidas necesarias para defender sus posiciones a través de la política y de la democracia, y sólo y exclusivamente desde los principios legales, alejándose y rechazando la violencia como instrumento para obtener objetivos políticos", añadió.

Los representantes socialistas imputados subrayaron en el TSJPV "que no se han vuelto a celebrar reuniones como aquélla" ni se desarrollarán en el futuro a no ser que la izquierda abertzale "cuente con una formación legal que la represente y que respete las reglas del juego democráticas y los derechos humanos".

Asimismo, explicaron que, en el encuentro, comunicaron a los dirigentes abertzales "que, sin respeto a las reglas del juego del sistema de libertades, resulta imposible hacer política" e intentaron "convencerles de la necesidad de renunciar y alejarse de la violencia como medio para conseguir objetivos políticos", con el fin de que "diera los pasos necesarios para poder legalizarse y poder así, dentro del respeto a las leyes, participar en la vida política", apuntó.

En esta línea, insistieron en que, durante la entrevista, les dijeron que no les querían "fuera del sistema democrático, sino dentro, representando al sector de la sociedad vasca que les apoya, pero en igualdad de condiciones que el resto de los partidos democráticos vascos". "Les dejamos claro que aspiramos a que, quienes eran y son parte del problema, acabaran siendo parte de la solución", insistió Patxi López.

Por ello, se mostró "absolutamente convencido" de que, "tal y como son, han sido y están las cosas, este proceso va a acabar en absolutamente nada porque no hay nada constitutivo de delito, no había prohibición, no había nada".

"PLUSVALIAS ELECTORALES"

Durante su toma de declaración, también aseguraron que "en esta materia que afecta de manera especial a la vida, a la seguridad y a las libertades de los ciudadanos", los socialistas vascos "no se moverán nunca pensando en plusvalías electorales, sino con sentido de Estado y con visión de país". "Porque nuestro objetivo fundamental era y sigue siendo el mismo: conseguir que en Euskadi y en España no se vuelva a matar nunca más por ideas políticas", aseveró López.

El líder del PSE-EE se preguntó si ése es el objetivo también del PP, pero reprochó que "sus dirigentes del País Vasco y una de sus organizaciones satélites, el Foro de Ermua", les haya llevado a él y a Ares a los tribunales "por trabajar por un fin tan esencialmente noble como es el de conseguir y consolidar la paz y la libertad en este país".

"Y eso sí que es algo absolutamente denunciable, que no había ocurrido nunca en Euskadi, en toda la historia de nuestra democracia, y nos parece absolutamente falto de toda ética democrática que un partido político lleve a otro partido a los tribunales por discrepancias políticas, como ha hecho el PP con el PSE-EE", manifestó.

A su juicio, lo que han hecho los populares es "judicializar la política con asuntos que saben perfectamente que se deberían haber sustanciado en el debate y la crítica política", sin intentar utilizar a los tribunales "como un apéndice de sus estrategia política particular".

Para Patxi López, el PP "tratan de convertir a los tribunales de Justicia en los antiguos tribunales de orden público de la época franquista para intentar cortar de raíz el pensamiento libre", pero le advirtió de que "no lo conseguirá porque, a pesar de esta derecha extrema" se vive en una democracia "lo suficientemente madura para defenderse".

En esta línea, dijo que, viendo "la deriva irresponsable y mentirosa" que ha adoptado el PP, "no le extraña en absoluto" que les hayan denunciado ante la Justicia porque su comportamiento "forma parte de una estrategia de juego sucio que ha decidido, desde hace mucho tiempo", contra los socialistas vascos "por no plegarse a sus deseos, sus posiciones y no quererse convertir en satélites de la derecha".

Por último, López señaló que no han respondido a las preguntas del Foro de Ermua y de Dignidad y Justicia porque su pretensión era evitar que la declaración se convirtiera "en una especie de interrogatorio político".