Detenido en Huarte por retener durante una noche a una vecina y forzarle sexualmente varias veces

Actualizado 24/02/2010 14:47:49 CET

PAMPLONA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Policía Foral detuvo el pasado lunes, 22 de febrero, en Huarte a un hombre acusado de un delito contra la libertad sexual. El detenido retuvo durante una noche a una vecina a la que forzó sexualmente en varias ocasiones.

En concreto, según informó hoy el Ejecutivo foral en un comunicado, un total de cinco personas han sido detenidas durante los últimos días en diversas localidades navarras acusadas de delitos de malos tratos en el ámbito doméstico.

Entre los detenidos, se encuentra este vecino de Huarte acusado de un delito contra la libertad sexual que fue denunciado por su vecina. La mujer declaró que había acudido la víspera a la casa de un vecino del inmueble para ayudarle en una tarea doméstica, y que mantuvieron una conversación en la que el varón le insinuó su deseo de entablar una relación.

Ante el rechazo de la mujer, el hombre reaccionó con violencia, agrediéndola físicamente. Según declaró la denunciante, su vecino le quemó tanto con un cuchillo que había calentado previamente como con un cigarro, además de obligarle a pasar la noche con él y de forzarle sexualmente varias veces sin su consentimiento.

A la mañana siguiente, cuando pudo abandonar la vivienda, la mujer acudió a un centro médico y con el correspondiente parte de lesiones presentó una denuncia ante la Policía Foral, que verificó los hechos y procedió a la detención del presunto agresor.

DETENIDA POR AGREDIR A SU EX PAREJA

Por otro lado, el pasado 19 de febrero fue detenida una joven de 24 años, vecina de Burlada, como presunta autora de un delito de malos tratos en ámbito doméstico y desobediencia grave a la autoridad judicial por quebrantamiento de una orden de protección.

La detención se produjo en Noain, después de que la Policía Municipal de la localidad recibiera una llamada en la que se indicaba que una mujer podía estar siendo agredida. Al personarse los agentes la denunciante declaró que su ex pareja, la mujer detenida, tenía una orden de alejamiento por episodios anteriores de malos tratos, y que le había golpeado.

Al parecer, la presunta agresora pasaba unos días en casa de su ex compañera a pesar de la prohibición judicial de acercarse a ella, y ambas discutieron por un tema doméstico, lo que habría desencadenado la agresión. La Policía Foral instruyó el correspondiente atestado.