Actualizado 13/11/2007 19:34 CET

Un experto alerta sobre el consumo exagerado de bebidas estimulantes que contienen cafeína, "la droga menos conocida"

PAMPLONA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El doctor Miguel Ángel Pinillos, experto en toxicología del servicio de Urgencias del Hospital de Navarra, aseguró hoy que la cafeína "es la droga menos conocida de todas" y que merece una llamada de atención porque cada vez más existe un "consumo exagerado de bebidas estimulantes que contienen cafeína, como Red Bull".

Pinillos participa estos días en el Hospital de Navarra en las jornadas 'Laberinto de las drogas', dirigidas a médicos que quieran adquirir nuevos conocimientos sobre esta materia. En este marco impartió ayer la conferencia 'Intoxicación por cafeína, cocaína, anfetaminas, éxtasis y derivados anfetamínicos'.

Este experto destacó, en declaraciones a Europa Press, la necesidad de hacer una llamada de alarma sobre las cada vez más populares bebidas con alto contenido de cafeína llamadas 'energizantes', que no sólo dan a las personas un sacudón de energía, sino que además elevan el ritmo cardíaco y los niveles de presión arterial.

A juicio de Pinillos, "hoy casi nadie sospecha que la cafeína es una droga, pero últimamente estamos viendo que esta sustancia se está utilizando en bebidas energizantes, que además de consumirse para hacer deporte, se toman de 'juerga' mezcladas con alcohol".

Esta mezcla, asegura Pinillos, "puede provocar una intoxicación por cafeína, que según cada persona puede poner más nervioso y provocar palpitaciones". De hecho, una taza de café puede tener 100 miligramos de cafeína, si está más cargado, 200 y el Red Bull, por ejemplo, tiene 340 miligramos, así que, "lógicamente, dos latas o tres de esta bebida produce una intoxicación por cafeína".

Cuando estas bebidas se mezclan con alcohol, "se nota menos la borrachera y siguen bebiendo más, con lo que la mezcla es perjudicial en todos los sentidos", añadió el experto.

En cuanto a la adicción que puede producir esta sustancia, Pinillos sostuvo que "en dosis tan altas producirá una cierta adicción, diferente a las del alcohol u otras drogas, pero será una dependencia en todo caso". Incluso, alertó Pinillos, "hay gente que se compra pastillas de café para estimularse".

Respecto a la cocaína, Pinillos explicó que las personas que consumen este tipo de droga buscan "la euforia, quedarse bien, tener energía, perder apetito o no tener sueño". Y aunque su efecto es corto, porque en 40 minutos puede desaparecer, "los efectos suelen ser lesiones cardiacas, cerebrales o psicológicas".

Por eso, y durante las jornadas, este experto del Hospital de Navarra, informó a los médicos de cómo tratar los infartos de miocardio "que son completamente diferentes si el enfermo consume o no cocaína", ya que además de los trastornos psicológicos que produce la cocaína, "tarde o temprano producirá efectos físicos".

Sobre las anfetaminas, que Pinillos diferencia entre pastillas, speed, éxtasis, además de otras drogas de diseño, sus efectos "son parecidos a la cocaína en el cerebro, corazón, e igualmente, destruye neuronas".

Asimismo, este experto cree que actualmente los jóvenes disponen de más información sobre las drogas, pero incidió en que se debería ofrecerles "una información más clara y fiable, porque ellos encuentran información en internet y en amigos, que no es fiable".

Con todo, los jóvenes "cada vez tienen más miedo", y aunque hay más información, "la variedad y cantidad de droga también es cada vez terriblemente mayor". Así, añadió, "se junta el hambre con la necesidad".

Por último, Pinillos se felicitó por la puesta en marcha de la campaña de tráfico para detectar en los conductores el consumo de drogas, pero resaltó que esto se tenía que "haber hecho hace tiempo".

En este sentido, subrayó que esta medida servirá "para concienciar", porque al final "no aprendemos si no nos ponen un policía delante y está bien que lo controlen, porque en su día muchos de los que bebían alcohol se pasaron a las drogas para poder coger el coche".