La Policía Foral realiza entradas y registros en dos locales de Pamplona por quejas vecinales

Droga incautada en uno de los locales
POLICÍA FORAL
Publicado 23/12/2018 11:56:04CET

PAMPLONA, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

Agentes de Seguridad Ciudadana y del Grupo de Guías Caninos de la Policía Foral adscritos a la comisaría central, han realizado recientemente el registro de dos locales de ocio de la capital navarra, en los que presuntamente se consumían estupefacientes con la permisividad de sus propietarios.

Se trataría de una presunta infracción grave a la ley normativa 4/2015 sobre protección de la seguridad ciudadana en su artículo 36.19 que señala que "la tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismos", ha explicado en un comunicado la Policía Foral.

Las numerosas quejas vecinales recibidas por la actividad que se llevaba a cabo en ellos, originaron que los responsables del Área de Seguridad Ciudadana dispusieran los recursos necesarios para realizar los registros.

En uno de los locales, situado en el barrio pamplonés de San Juan, después de identificar a la responsable del mismo y a todos sus clientes, se denunciaron a siete personas por tenencia de sustancias estupefacientes y a otra más por tenencia y desobediencia. A cuatro de los presentes les constaba una orden de alejamiento por malos tratos sobre víctimas que no se encontraban en el lugar en esos momentos y a otra se le localizó entre sus pertenencias la cartera de un varón que le fue retirada, siendo posteriormente trasladada a la Oficina de Atención Policial de la Policía Foral de la Plaza del Castillo.

Los agentes observaron que el local no reunía las condiciones de salubridad adecuadas teniendo comida sin ningún tipo de protección, no refrigerada y almacenando en las cámaras frigoríficas género no compatible.

En el segundo local, situado en una calle del segundo Ensanche, los agentes comprobaron cómo se consumían drogas en el interior del local sin que el propietario ni ningún trabajador hiciese nada por evitarlo. Una vez identificados todos los presentes, se denunciaron a 26 personas por tenencia de sustancias prohibidas y se recogieron otras 48 en el suelo. En el posterior registro se localizó un cuarto con instrumental preparado para consumo y restos de sustancias polvorientas.