Actualizado 08/01/2007 21:03 CET

Crónica Galicia.- Los líderes gallegos aplazan a la semana que viene un posible acuerdo para reformar el Estatuto

- Touriño reclama a Feijóo y Quintana que el 17 de enero "abandonen la tentación de referenciar la base partidaria"

SANTIAGO DE COMPOSTELA/MADRID, 8 Ene. (OTR/PRESS) -

El 17-E la reforma del Estatuto gallego vivirá un impulso crucial o quedará aparcada hasta después de las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2007. Será ese miércoles cuando el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, se reúna con el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, y el vicepresidente del Gobierno autonómico y líder del BNG, Anxo Quintana, para tratar de sacar las negociaciones del enconamiento en el que se hallan. De momento, el presidente de la Xunta ya ha lanzado un aviso a navegantes: en el encuentro los tres líderes deberán "abandonar la tentación de referenciar la base partidaria".

La reforma estatutaria gallega se encuentra en un 'impass' básicamente en torno a cinco puntos: reconocimiento identitario de la Comunidad, el estatus de la lengua gallega, la organización territorial, la financiación y las competencias. Si estos asuntos no se acuerdan en esta reunión o en el encuentro que mantendrá la ponencia estatutaria esta misma semana, el acuerdo entre PSOE y PP es que su discusión se aplace hasta después de las elecciones de mayo, para evitar que se utilice como arma arrojadiza en ese tenso periodo político que supone cualquier comicio. En rueda de prensa tras la reunión de la Ejecutiva del PSOE gallego, Touriño anunció que él mismo ha convocado a los líderes de PP y BNG durante una conversación telefónica, en la que les propuso reunirse "sin límite de tiempo" a partir de las 10.30 horas del miércoles 17 de enero en la residencia oficial de Monte Pío. El presidente de la Xunta rechazó avanzar las propuestas que pondrá sobre la mesa para desatascar el debate estatutario, así como descartó realizar predicciones sobre posibles resultados del encuentro.

En todo caso, Touriño recordó que, antes de su reunión con Feijóo y Quintana, tendrá lugar la reunión de la ponencia parlamentaria, donde confía que se puedan retomar "las riendas del proceso". Según Touriño en el "sprint final" en el que se encuentra la reforma existe "un amplio espacio para poder conseguir" su aprobación en el Parlamento autonómico, puesto que los tres partidos están de acuerdo "en pedir un Estatuto de máximos en el marco constitucional". "Nadie quiere que Galicia quede por debajo de ninguna comunidad", señaló.

CORAJE POLÍTICO

Sin embargo, el presidente de la Xunta advirtió que esas potencialidades de sacar adelante el texto exigen a los tres grupos "abandonar la tentación de referenciar la base de partido" y, por el contrario, "dirigirse a la mayoría del país que quiere que Galicia no quede atrás e institucionalmente siga donde está, entre las comunidades de primera". Así, reclamó "coraje político" para poner "por encima de todo los intereses de Galicia" y "priorizar" la "voluntad de acuerdo" y un "diálogo sin límites".

De momento, el presidente del PP en Galicia ya se declaró hoy mismo abierto "sin límites" en este asunto de cara al encuentro que mantendrá con Touriño y Quintana. De hecho, mostró su esperanza de que la reunión "sirva para algo", se puedan "dejar los puntos de desencuentro fuera del texto" y sea posible "llegar a puntos de encuentro, como en todas las comunidades, excepto en una", señaló en referencia al Estatut de Cataluña.

Los nacionalistas también mantienen cierta confianza en que la ponencia sirva para encauzar los principales puntos de desacuerdo y los líderes puedan sacar adelante la reforma. Sin embargo, desde el BNG se critica tanto a PSOE como PP por su "indefinición". Por ello, desde este grupo se reclama a ambos que el "galleguismo" que pregonan socialistas como populares tenga "una traducción práctica" en el nuevo Estatuto y se desarrolle "al máximo" el autgobierno de Galicia en el marco de la Constitución.