Actualizado 16/12/2012 13:00 CET

Carmen Tomás.- Desde el parqué.- Plano, plano, plano.

MADRID, 16 Dic. (OTR/PRESS) -

La bolsa y la prima de riesgo no arrancan. Esta semana han pasado cosas positivas: la llegada del dinero del MEDE para el sistema financiero español, los acuerdos de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, los logros de las Comunidades Autónomas en materia de reducción de gasto y sin embargo, los mercados no acaban de creérselo. El IBEX apenas ganó un 2 por ciento en las cinco sesiones y el diferencial con el bono alemán no logra bajar de los 400 puntos.

No puede decirse que la apuesta no esté clara por una Europa más unida y un euro más fuerte. Hay matices, claro. Alemania ha puesto el listón de la supervisión bancaria donde le ha convenido. Pero, ahora no va a ser el sistema financiero alemán el que de miedo. Cierto que sus entidades necesitarían unos 35.000 millones, cantidad que se eleva a los 50.000 si hablamos de las entidades británicas. Pero, ahora sí, los pasos son gigantescos. Las expectativas se han cumplido y no arrancamos. Tampoco ha ayudado, precisamente, la declaración de Merkel en el sentido de que aún no ha pasado lo peor y que un año más de recesión no nos lo quita nadie.

En el ámbito interno, la confianza no sólo no llega a pesar de las medidas tomadas, sino que la izquierda jalea la calle y con más intensidad si cabe. Esto, por supuesto, no ayuda. Madrid que es hoy por hoy la comunidad más dinámica y está siendo machacada con huelgas y manifestaciones que hacen de la ciudad un sitio poco agradable para visitar, pasear e ir de compras. Es muy complicado luchar contra mensajes que por repetidos muchos creen que son verdad. Pasa con la sanidad o la educación. La cuestión es que aún van a venir meses que los ciudadanos percibirán como malos y con la confianza muy mermada en que pasarán. Así que al gobierno le toca, pico y pala, seguir haciendo lo que debe, pero explicando todas y cada una de las medidas que se toman y por qué se toman. Sigue faltando mucha pedagogía.

"