Publicado 14/02/2014 12:00:15 +01:00CET

Charo Zarzalejos.- PSN: Plazo con truco

MADRID, 14 Feb. (OTR/PRESS) -

Es obvio que los dos grandes partidos no tienen, en los últimos tiempos, un día tranquilo. En el PP tratan de gestionar como pueden la marejada interna que ha provocado el anteproyecto de reforma de la actual ley del aborto, y en el País Vasco tienen abierta una zanja importante y de complicada solución. Algunos pensaron que ahí quedaba todo porque al PSOE ya no le podían ocurrir más cosas de las que le han venido ocurriendo.

Pero no. Ahora la liebre ha saltado por donde menos se esperaba. Ahora es el turno de Navarra, en donde el PSN se ha puesto en jarras y ha dado a la presidenta Yolanda Barcina, de UPN, quince días para aclarar supuestas injerencias en la hacienda foral con el fin de buscar algunos beneficios para determinadas empresas. La denuncia la ha realizado la exdirectora de la Hacienda Foral, que ha acusado a la vicepresidenta del gobierno Lourdes Goicoechea de solicitarle información para favorecer a los clientes de su consultora privada. Idoia Nieves, que así se llama la denunciante, dimitió de su cargo aunque en el Ejecutivo se asegura que lo hizo porque sabía que iba a ser cesada.

Lo supiera o no, lo cierto es que la tormenta se ha desatado cuando el líder de los socialistas navarros Roberto Jiménez ha planteado un ultimátum: en quince días debe aclarar lo ocurrido o de lo contrario, convocar elecciones. Si no se produjera esta convocatoria, los socialistas irían a la moción de censura. Para qué esta salga adelante, resulta imprescindible el apoyo activo de Bildu. La comisión de investigación quedo aprobada ayer mismo, pero UPN tiene la convicción de que el final de la misma esta escrito. Como ocurre siempre, la verdad de una comisión de investigación es la que decide la mayoría y esta mayoría no está en UPN sino en la oposición, Bildu incluida.

La urgencia no es inocente. De acuerdo con la propia ley Navarra, las elecciones o se convocan antes del 31 de Marzo o ya hay que agotar la legislatura; es decir, llegar hasta 2015. Por eso los socialistas se muestran tan apresurados. O llegan ahora al Gobierno, aunque sea de pura gestión, o con toda probabilidad, no lo harán en 2015.

No cabe duda de que es un pulso en toda regla con un plazo nada inocente. Elena Valenciano ha dicho que con Bildu ni ha heredar y Jiménez, desde Navarra, responde que el PSOE es el. Ahora la decisión está en manos de Barcina y, en el fondo tiene dos opciones. O convoca ya mismo elecciones o propicia la foto de Bildu apoyando a un candidato socialista que llegaría al Gobierno con el apoyo de quienes callaban mientras en la propia Navarra, ETA asesinaba sin contemplaciones. El nudo de la cuestión está aquí, no en la comisión de investigación, lo cual no significa que el Ejecutivo Foral no deba prestarse a dar toda clase de explicaciones ante las acusaciones vertidas por la exdirectora de la Hacienda Foral. Debe hacerlo y además de motu propio.

El panorama político no deja resquicio para el aburrimiento pero nada de lo que ocurre ni en el PP ni en el PSOE conviene tomárselo a broma. Por desgastados que estén, son los partidos que de verdad dan y deben dar cohesión a España y todo lo que les está ocurriendo a ambos es malo para los dos.

Para leer más

"