Fernando Jáuregui.- Cuando una final de Copa se convierte en política.

Publicado 14/04/2014 12:00:09CET

MADRID, 14 Abr. (OTR/PRESS) -

Claro que no será la primera vez, pero ya consta que organizaciones como esa no elegida Asamblea Nacional de Cataluña andan movilizando todo lo movilizable para que este miércoles se monte la gran pitada contra el himno y contra el jefe del Estado en la final de la Copa del Rey entre el Barça y el Real Madrid en el campo del Mestalla. La tensión, de final de Copa en final de Copa, ha ido creciendo y yo no quisiera creer, y menos decir, que un abucheo contra el himno nacional y contra quien representa a la máxima institución del país es un tema anodino o frívolo porque se produce en un acontecimiento deportivo. Es grave la desafección general de los españoles hacia el sentido del Estado, y muy grave en el caso de dos de las llamadas nacionalidades históricas: esta es la verdad y no hay por qué intentar disimularla.

De acuerdo: ahora andamos inmersos ya en la precampaña de las elecciones europeas, pero el eurodebate, si es que lo hay, no puede esconder la realidad de algunos serios problemas domésticos. Y, hoy por hoy, el de Cataluña es el más preocupante de todos, y se traduce desde en la falta de respeto hacia la figura del Rey, y del Príncipe, en sus apariciones en tierras catalanas, hasta en el hecho de que el Barça, que es más que un club, se declare más o menos oficialmente (y sin duda oportunistamente) independentista. Esto tiene que tener una respuesta que no puede ser la de los oídos sordos, ni la de la dureza y la amenaza de la suspensión de los derechos autonómicos; es preciso algo más que limitarse a constatar la anormalidad, inédita en cualquier nación europea, de que se pueda anunciar que una gran pitada saludará la entrada del Rey en un estadio en el que se juega la final de la Copa que lleva su nombre. O la patente anomalía, que en ninguna parte del mundo ocurre, de que unos miles de voces airadas hayan acudido a un recinto deportivo no tanto atraídas por el deseo de animar a su equipo cuanto por el de oscurecer los acordes del himno nacional.

Claro que nada de eso es normal en cualquier Estado fuerte. Y espero que no me considere usted un reaccionario si digo que un Estado fuerte es aquel que ama sus costumbres, su himno, su bandera, su territorio, su unidad... y a sus ciudadanos. Espero igualmente que no piense usted, querido lector, que exagero si digo que, visto lo que estamos viendo, hay que regenerar este Estado que tenemos, y conste que esa palabra tan fuerte, 'regenerar', es la que utilizó el Rey, el mismísimo Rey, en su último mensaje de Nochebuena. Esa regeneración va mucho más allá de la manera -democráticamente lamentable, a mi modo de ver_como se han designado las listas electorales de casi todos los partidos para 'premiar' a los candidatos europeos. Mucho más allá de los silencios con los que toda una casta 'regala' los oídos de la ciudadanía. Mucho más allá de los constantes pretextos para ponerse a la tarea de reformar la Constitución, que ya va siendo urgente.

La semana que comienza será corta, acaso la última verdaderamente festiva antes de que, este verano, Mariano Rajoy haya de tomar decisiones de alcance, evitando que una nueva Diada reivindicativa trate de encauzar el referéndum cada vez más secesionista, y cada vez más imposible, que Artur Mas pretende para el 9 de noviembre. Menudos meses nos esperan tras esta media semana de pasión y de descanso...

OTR Press

Victoria Lafora

¿A quién se le ocurrió?

por Victoria Lafora

Charo Zarzalejos

No bonito, no

por Charo Zarzalejos

Luis Del Val

Odio Cartaginés

por Luis Del Val