Actualizado 22/07/2010 12:00:36 +00:00 CET

José Cavero.- Galicia perdió medio millar de habitantes.

MADRID, 22 Jul. (OTR/PRESS) -

Cuenta este miércoles La Voz de Galicia que la grave crisis demográfica "que azota a Galicia" se ha convertido en la gran amenaza para el porvenir de la comunidad. Los últimos datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que estiman la población a 1 de julio del 2010 revelan que durante el último año la autonomía ha perdido casi medio millar de habitantes, al pasar de los 2.737.034 que había hace doce meses a los 2.736.575 de ahora. Un descenso que contrasta con la tendencia general del Estado, que gana población (0,31 por ciento) y de otras comunidades que se caracterizaban por la regresión demográfica, como Extremadura y Castilla-La Mancha. De hecho, Galicia es, junto a La Rioja, Castilla y León, Aragón y Valencia, una de las cinco autonomías que presenta un saldo negativo en la estimación del INE.

El dato relativo a la comunidad gallega corrobora el grave problema demográfico que sacude a esta autonomía, que se ha caracterizado por una escasa capacidad para atraer mano de obra extranjera y por tener una tasa de fecundidad que se sitúa a la cola del mundo. Mientras la media ponderada de hijos por mujer está en 1,05 -la más baja de España-, en el conjunto de países de la UE se coloca en 1,50, un ritmo que tampoco garantiza la reposición de habitantes. El resultado es que la media de edad en esta comunidad supera los 44 años y cada vez hay un mayor segmento de población que no se encuentra en edad fértil, lo que amenaza con agravar el problema. Por eso las proyecciones demográficas hechas hasta ahora por los organismos oficiales muestran que, de continuar esta tendencia, Galicia podría perder un millón de habitantes en cuarenta años. La comunidad tendría así una estructura poblacional muy envejecida, con graves dificultades para costear servicios sociales, fundamentalmente los sanitarios. La crisis económica también ha agravado el problema demográfico por la menor llegada de inmigrantes.

Al mismo tiempo, y según otro reportaje del mismo diario, Galicia recibió de enero a mayo algo más de 3,1 millones de visitantes, según informes que, elaborados por la Administración central, la Xunta facilitó a La Voz. Dicha cantidad resulta de añadir los 1.281.068 viajeros que contabilizó el Instituto Nacional de Estadística en dicho intervalo de tiempo (INE) a los excursionistas registrados en iguales fechas por el ente estatal Frontur: unos 200.000 españoles, más 1.652.000 extranjeros, de los cuales un 95 por ciento procedían de Portugal. A juicio de la secretaria xeral de Turismo, Carmen Pardo, estas cifras demuestran que "los objetivos con que veníamos trabajando de cara a 2010 se van a cumplir, desde luego, y además con bastante holgura".

La diferencia básica entre ambos tipos de visitantes radica en que los pertenecientes al segundo grupo, al contrario que los adscritos al primero, recorrieron uno o varios puntos de la comunidad autónoma sin dormir en ninguno. Entre los que sí pernoctaron, de acuerdo con el INE, 98 de cada cien (1.250.238) lo hicieron en hoteles, frente a los 52.377 que eligieron casas rurales, los 12.536 que se decantaron por el apartamento y los 10.957 que escogieron un cámping. Al rebasar los tres millones de personas esa suma de mochileros y clientes con maleta acogidos durante los cinco meses iniciales del año santo, el Gobierno autónomo entiende muy factible alcanzar su meta de cerrar el ejercicio llegando a entre nueve y diez, o sea, el doble que en el 2008. Si finalmente lo lograse, a tenor de los pronósticos elaborados por el BBVA, la economía de las cuatro provincias facturaría en concepto de gasto turístico un extra de 276,8 a 369 millones de euros.