José Cavero.- La reforma de las pensiones, para octubre.

Actualizado 28/07/2010 14:00:21 CET
Actualizado 28/07/2010 14:00:21 CET

Para leer más

José Cavero.- La reforma de las pensiones, para octubre.

MADRID, 28 Jul. (OTR/PRESS) -

De momento, la política y los políticos se van de vacaciones, como buena parte de la población española, apenas se inicie o sin esperar que empiece agosto... Las restantes materias deberán esperar a septiembre, cuando se reanude el curso y regresen o se viven los problemas pendientes, entre ellos la huelga general convocada por las centrales para finales de septiembre. Las centrales saben que se juegan su propio prestigio si la huelga obtiene niveles bajos de seguimiento, como sucedió con la de funcionarios. Y no excluyen esa posibilidad, porque muchos siguen considerando escasamente razonables las invocaciones a un paro general, justamente cuando más necesidad tiene el país de esforzarse en salir adelante y dejar atrás la crisis de una vez. Lo cierto es que las centrales se esforzarán en sus argumentos, y que el PP vería con buenos ojos el éxito de esa convocatoria, por más que no la secunden ni aplaudan públicamente. De manera que ese será el estreno de la temporada, junto con el debate presupuestario de unas cuentas, las de 2012, que no resultará sencillo cuadrar. Ni hallarles apoyos parlamentarios.

En tercer lugar, aparece como tarea pendiente la reforma de las pensiones, que ya será materia para octubre, aunque aparecerá como argumento adecuado para la huelga general del 29 de septiembre. El mayor sindicato del país, CC.OO., ya ha iniciado una campaña contra la congelación de estas prestaciones públicas. Su líder, Ignacio Fernández Toxo, instó a los ciudadanos a no olvidar quién pretende la no revalorización de las pensiones, que afectará a tres de cada cuatro retirados, a la vez que recordó que el importe medio del sistema es de 775 euros al mes. Por su parte, el Grupo Socialista en el Congreso y el Ejecutivo invocan la recuperación del Pacto de Toledo, es decir, confían en volver a consensuar la reforma de las pensiones, aunque conscientes de que lo tienen muy difícil.

Previamente, el Gobierno tiene que dar marcha atrás en la aplicación unilateral de cambios, como son la propuesta del retraso de la edad de jubilación o la congelación de las pensiones para el 2011, según apuntan desde las filas de la oposición. Los grupos parlamentarios, con la única excepción del PSOE, se oponen a que las prestaciones de los mayores carezcan de revalorización en 2011. CC.OO. ya está distribuyendo entre los ciudadanos propaganda del 29-S con el eslogan de "La salida de la crisis no pasa por recortar las pensiones". Los folletos recogen, como alternativa al ahorro de 1.500 millones de euros, que el Gobierno pretende conseguir con la congelación, la recuperación del eliminado Impuesto sobre el Patrimonio y Sucesiones, que supondría volver a recaudar 1.800 millones de euros al año.

Comisiones denuncia, además, que España se gasta tres puntos menos del producto interior bruto en pensiones públicas que los otros países de la Unión Europea (UE). La congelación planea sobre el 20 por ciento de la población, lo que empobrecerá el consumo, porque los precios de la luz, del agua, del transporte, de la rehabilitación de edificios prosiguen su avance dificultando cada vez más la supervivencia de los pensionistas, según el sindicato. En la presentación de la campaña, el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, dijo que romper el Pacto de Toledo en materia de pensiones "tiene y debería tener efectos políticos", ya que la ciudadanía "decidirá cuando le corresponda", teniendo en cuenta lo que el Gobierno ha hecho con cosas que afectan a su calidad de vida.

La semana pasada medio centenar de grandes confederaciones y asociaciones en representación de un millón y medio de prejubilados y pensionistas españoles, según los impulsores de la iniciativa, llevaron al Tribunal Supremo la congelación de sus pensiones. El recurso pide la anulación de este apartado del Real Decreto aprobado en mayo por el Consejo de Ministros "por no justificarse el carácter extraordinario y urgente de la reforma y por afectar al derecho a la jubilación". Es algo en lo que coinciden el PP de Rajoy, la IU de Llamazares, Cayo Lara y Joan Herrera, las Comisiones Obreras de Toxo y la UGT de Méndez... Por más que Zapatero se esfuerza en proclamar que no hay recorte, sino congelación temporal y recuperable en tiempos mejores...

Para leer más