Escaño cero.- El pacificador

Publicado 19/10/2018 8:00:36CET

MADRID, 19 Oct. (OTR/PRES) -

Ver para creer. Pablo Iglesias va de pacificador. Quien hace como quien dos días clamaba contra todo y contra todos -para él los políticos eran "la casta" a la que había que jubilar- ahora va de apaciguador. Casi con palabras franciscanas pide cordura a los diputados. Que abandonen el tono bronco y las descalificaciones. Todo ello a cuento de una intervención del ministro Josep Borrell, quien en réplica a las salidas del portavoz de ERC Gabriel Rufián, le emplazaba a que no sobreactuara a propósito de las condiciones que este grupo le pone al Gobierno para apoyar el proyecto de Presupuestos. Borrell, incluso apostaba a que los independentistas de ERC acabarían aprobando los Presupuestos.

La salida de Rufián ante semejante emplazamiento fue la clásica. Atacar al portador del mensaje sin rebatir el argumento. Para él, el ministro socialista es, en realidad, un activista de Sociedad Civil Catalana, la asociación que hace un año convocó en Barcelona la histórica manifestación multitudinaria a favor de la Constitución. Borrell, ya se sabe que saca de quicio a los separatistas. Tiene un gancho dialéctico potente. No debería, pues, sorprender el resquemor de Rufián.

La novedad en todo este episodio -buena noticia, por cierto- es el papel de Pablo Iglesias. Va de moderador que invita a sus compañeros de Hemiciclo a evitar el tono bronco y las trifulcas, por otra parte tan habituales tanto en las sesiones de control al Gobierno como en las comisiones. Este nuevo papel de intermediario le llevará mañana a entrevistarse en la cárcel con el líder de ERC Oriol Junqueras, preso preventivo acusado de un presunto delito de rebelión. Va comisionado por el presidente Pedro Sánchez. En el aire está el eventual apoyo de los separatistas a los Presupuestos y también está en juego la continuidad de la legislatura. En tono irónico algunos medios presentan estos días a Pablo Iglesias, como el "vicepresidente" del Gobierno. Quizá eso explica su moderado discurso de estos días. Nada como tocar poder. Es los más parecido a tocar los "cielos" sin tener que asaltarlos. Veremos lo que dura.

OTR Press

Esther Esteban

Sin niños no hay futuro

por Esther Esteban

Francisco Muro de Iscar

Envidia e intolerancia

por Francisco Muro de Iscar

Rafael Torres

21-D

por Rafael Torres