Julia Navarro.- Escaño Cero.- Fin de curso.

Actualizado 28/07/2010 14:00:33 CET

MADRID, 28 Jul. (OTR/PRESS) -

Languidece julio con el adiós de Raúl mientras nuestros políticos se disponen a tomar vacaciones a salto de mata. Hay millones de españoles que este año no veranean a causa de la crisis de manera que nuestra clase política parece haber decidido que hay que dar muestras de sensibilidad y que no está bien exhibirse en bañador mientras muchos de sus conciudadanos esperan en la cola del INEM.

Mientras, van languideciendo los problemas que hasta ayer tenían en pie de guerra a sus señorías, no porque los problemas lo hayan dejado de ser, sino porque el verano impone su propia rutina y todo el mundo necesita un respiro.

Ahora de lo que se habla, por hablar de algo, es de si Zapatero ¡por fin! se va a decidir o no a cambiar su Gobierno. A todos se nos ocurre por lo menos a media docena de ministros que deberían de ser sustituidos de inmediato, pero no hay ejercicio más inútil que dedicarse a la especulación de quién puede dejar el Gobierno y quién tiene cara de futuro ministro.

Otro tema recurrente es el Estatuto de Cataluña. Cualquier día de éstos nos enteraremos qué pasos piensa dar Zapatero para complacer a José Montilla. El presidente de la Generalitat parece haber decidido que de perdidos al río, así que está dispuesto a dar pocos respiros a Zapatero. Y es que las elecciones catalanas se celebran a la vuelta del verano, en otoño, y las encuestas no le auguran un gran futuro a Montilla, al que le ha venido especialmente mal que se hiciera público el fallo del Constitucional.

Claro que José Montilla no es el único que tiene problemas dentro de la familia socialista, porque ahí está Tómas Gómez, líder de los socialistas madrileños, pujando por presentarse como candidato a la Presidencia de la Comunidad Autónoma de Madrid. El problema de Gómez es que le pasa lo mismo que a Montilla, las encuestas no le quieren y le auguran un fracaso en las urnas. Pero Gómez está dispuesto a perder peleando, primero pelando contra la Moncloa, luego contra Esperanza Aguirre.

Ya se sabe que cuando no hay harina todo es mohína, y eso es lo que pasa ahora mismo en el PSOE. Las encuestas no les favorecen y las elecciones catalanas serán el primer test seguido de las autonómicas y municipales en el resto de España. Ahora mismo, al PSOE le faltan candidatos con tirón para hacerse con Madrid y, no sólo eso, pueden perder Castilla-La Mancha, perder la mayoría absoluta en Andalucía, retroceder posiciones en Baleares, perder su participación en el Gobierno de Cantabria, etc, etc, etc. Sin olvidar lo que pueda pasar en Cataluña.

Sí, este verano Pepe Blanco va a tener que dedicar unas cuantas horas a cómo reorganizar el PSOE para las próximas citas electorales, mientras, ya digo, hasta en los pasillos de las Cortes se habla de la despedida de Raúl.

Para leer más

OTR Press

Charo Zarzalejos

Como si Quim fuera nuevo

por Charo Zarzalejos

Julia Navarro

Lo que estamos viendo

por Julia Navarro