Julia Navarro.- Escaño Cero.- Las prisas de Rajoy.

Actualizado 12/03/2009 1:00:31 CET

MADRID, 12 Mar. (OTR/PRESS) -

Los populares están muy contentos por los recientes resultados electorales en Galicia y en el País Vasco. Se les nota en todo lo que hacen y dicen, es como si hubieran salido de un túnel negro y de repente todo fuera luz ante sus ojos. El problema es que Rajoy y los suyos se pueden pasar de frenada. Me explico. Esperanza Aguirre se equivoca mandando cerrar la comisión parlamentaria que investigaba la trama de seguimientos y espionaje político en Madrid, entre los propios miembros del PP. La comisión no ha hecho su trabajo entre otras causas porque desde el primer momento el PP ha boicoteado la presencia de algunas personas para declarar ante la propia comisión. Además ha trabajado con tanta celeridad que no ha tenido tiempo a nada.

La presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid ha apostado por cubrir el expediente creando una comisión y cerrando en un abrir y cerrar de ojos. O sea que la ha cerrado en falso y por más que los populares se empeñen en que no ha pasado nada, pasar ha pasado. En Génova 13 no tienen mucha simpatía a Aguirre, Rajoy sabe de las ambiciones políticas de la presidenta y se lo tiene en cuenta, pero en este momento parece preferir que no aflore la tensión entre ambos dejándola hacer, es decir permitiendo que la comisión de investigación se cierre en falso.

Claro que el propio Rajoy también está corriendo riesgos con su apoyo incondicional al presidente del País Valenciano, Francisco Camps, investigado dentro de la llamada operación Gürtel. Camps pisa fuerte diciendo que él no tiene nada que ocultar, que se paga sus propios trajes y que no ha recibido ningún regalo de la "trama Correa". En definitiva, reclama su inocencia y tiene derecho a la presunción de la misma. Otra cosa es que la trama Correa es evidente que tenía conexiones con el PP y que el personaje Correa y sus socios eran bien recibidos, o por lo menos lo fueron durante unos cuantos años en Génova 13, por más que ahora nadie parezca conocerlos.

Rajoy quiere cerrar cuanto antes todos los asuntos que puedan salpicar a su partido con la sombra de la corrupción, de ahí lo de la comisión parlamentaria en la Asamblea de Madrid que investigaba los casos de presunto espionaje, y de ahí que hayan decidido que a Correa casi ni le conocen. Puede que Mariano Rajoy a corto plazo logre su propósito, pero ya digo que puede cometer el error de pasarse en la frenada.

Los populares están convencidos de que van a ganar las elecciones europeas y de esa manera asestar otro golpe a Zapatero que le allanará el camino hacía las elecciones generales. Para ello quieren presentar al PP como un partido impoluto, el tiempo, o mejor dicho la Justicia, dirá si tienen razón.

OTR Press

Charo Zarzalejos

La mesa es el problema

por Charo Zarzalejos

Fermín Bocos

Cuesta creer a Sánchez

por Fermín Bocos

Antonio Casado

Sánchez, de ronda

por Antonio Casado

Fernando Jáuregui

Los ex siempre llaman dos veces

por Fernando Jáuregui