El Abanico.- Las mujeres, el muro de contención contra Donald Trump

Publicado 08/02/2019 8:00:51CET

MADRID, 8 Feb. (OTR/PRESS) -

Si no fuera porque es el presidente del país más poderoso de la tierra, resultaría anecdótico que sean precisamente las mujeres quienes están paralizando algunas de las obras más polémicas de Donald Trump. Entre otras el muro de la vergüenza, con el que ha intenta detener el flujo de inmigrantes que entran en Estados Unidos por la frontera con Méjico.

Un proyecto faraónico y de escasa utilidad que ya figuraba en su programa con el que se presentó a las elecciones, y que dos años después de la llegada a la Casa Blanca del republicano, sigue sin construirse debido a negativa de los demócratas a darle el dinero que solicita. 5.000 millones de dólares, que no solo no solucionarían el problema sino que aumentaría el dolor de quienes acuciados por la penuria económica, las desigualdades sociales, y la corrupción de los políticos de sus respectivos países, buscan refugio y nuevas oportunidades en un país en el que se les presenta la oportunidad de salir adelante.

Por primera vez importantes figuras femeninas como la presidenta del Congreso Nancy Pelasi, o las congresistas Alexandra Ocasio-Cortez y Stacey Abram, encargada de dar la réplica de la oposición a Donald Trump, en el discurso sobre el Estado de la Unión, están consiguiendo que solo se hable de las mujeres de blanco, en un hemiciclo donde hasta ahora eran mayoría congresistas republicanos.

Que una mujer de 78 años, madre y abuela, que lleva media vida en política, se haya convertido en el referente de quienes buscan un cambio real en Estados Unidos, y la más poderosa para los votantes demócratas, no deja de ser un avance importante en la lucha de las norteamericanas por alcanzar altas cuotas de poder. Hija de Thomas D'Alexandro Jr, alcalde de Maryland, de su padre heredó la pasión por la política, siendo la más joven y única mujer de siete hermanos. Fue precisamente en Washington donde Nancy conoció a su marido Paul Pelosi, con quien tuvo cinco hijos, cuatro chicas y un varón.

Lo que no le impidió luchar sin descanso para hacerse un hueco en el enmarañado mundo de la política estadounidense, hasta que en 1986 llega al Congreso, donde adquirió la experiencia, y el conocimiento de las leyes, suficientes para ejercer una manera de hacer política que ha sorprendido a propios y extraños. Con buenos modales, sin perder la sonrisa Nancy Pelasi ejerce con mano de hierro el puesto de Presidenta del mismo. Defensora a ultranza de los derechos de las minorías a una Sanidad y Educación publica, es en estos momentos un referente para un partido que quedó desnortado tras la derrota de Hillary Clinton, pero que debido al empujón de movimientos como el MeToo, o de las feministas, se esta abriendo paso con el propósito de arrebatarle la presidencia a un hombre que sobradas muestras ha dado de despreciar a las féminas.

Son varias las candidatas demócratas que ya se han postulado para competir con Donald Trump en las próximas elecciones. Si lo conseguirán o no, está por ver, mujeres con talento no faltan en el banquillo de los demócratas, y para demostrarlo ahí está una jovencísima Alexandra Ocasio-Cortez, hispana, experta en redes sociales, virgen en lo político, que no dudó en pedir a las representantes de las minorías, que se vistieran de blanco para homenajear a las sufragistas que lucharon por conseguir que las mujeres pudieran votar. Un color que destacaba por encima del negro que lucían Melania Trump e Ivana, la hija del presidente.

Muy aplaudida fue la replica de Stacey Abrams, afroamericana y ex candidata a gobernadora de Georgia, defensora de las minorías y destacada figura emergente entre las filas demócratas. Autora de varios libros de novela romántica, de familia muy humilde, Stacey logró abrirse camino enfrentándose a quienes intentaban doblegarla por el color de su piel. Ni a ella ni a otras muchas que están convencidas de que el tiempo juega a su favor.