Victoria Lafora.- Moción de censura

Actualizado 21/02/2010 13:00:22 CET
Actualizado 21/02/2010 13:00:22 CET

Victoria Lafora.- Moción de censura

MADRID, 21 Feb. (OTR/PRESS) -

Antes de acabar la legislatura, si no se llega a un pacto para salir de la crisis cosa improbable a día de hoy, el Partido Popular presentará una moción de censura a Zapatero aunque no la gane.

Lo hará cuando el desgaste del actual presidente esté en su apogeo, cuando la fecha de las elecciones esté próxima y cuando sea rentable electoralmente presentar a Mariano Rajoy como candidato alternativo. Porque la moción de censura en el Parlamento español, siguiendo el modelo alemán, obliga a presentar un candidato alternativo y un programa de gobierno que debe ser votado por el resto de las fuerzas políticas.

Lo hizo Felipe González con Adolfo Suárez, no tuvo apoyos suficientes, pero ganó moralmente y fue el anticipo de la gran victoria socialista de 1982. Puede ser el pistoletazo de salida de la campaña electoral con un Presidente del Gobierno vencido. Pero hay que hacerlo bien y ganar el envite.

Lo malo de Rajoy es que siempre prefiere esperar a que el adversario político se despeñe, metafóricamente hablando, que tomar la iniciativa. Su parsimonia es tal que, para pasmo de propios y extraños, llegó a incitar a los diputados del grupo socialista, en el debate de esta semana, a que derrocaran a su líder, con tal de no tener que hacerlo él.

El problema de fumarse un puro -de seguir la táctica de "fumando espero..."- es que el contrincante puede levantar la cabeza, no por sus méritos, sino aupado por una coyuntura mas benigna.

El sector "impaciente" del PP se sube por las paredes cuando ve como Rajoy, después de tener supuestamente ganado un debate, se desinfla en el cara a cara cuando Zapatero le reta a presentar una moción de censura y se queda sin respuesta. "Tenía una bala y la ha perdido" dicen con resignación.

Para compensar, para demostrar que la derecha no carece de testosterona y que los tiene bien puestos, Aznar vuelve a ser él mismo y hace gestos obscenos a los estudiantes que osaron reventar su conferencia en la Universidad de Oviedo. Allí describió al presidente del Gobierno con el tono despectivo e insultante que, a su juicio, debería haber utilizado su sucesor en la tribuna del Congreso.

Esperanza Aguirre, que imaginamos lo que dice en privado de su líder a tenor de lo que oímos sobre Gallardón, vuelve a amagar y asegura que mucha gente le pide que se postule como presidenta del PP nacional, pero que ella lo rechaza. ¿Hasta cuando?

De momento, el PP va a acudir a las citas de la comisión del Pacto porque quedarse fuera antes de empezar sería muy mal visto por la opinión pública con cuatro millones de parados. En cuanto a la "troika" socialista, el ministro Sebastián, por muy predilecto que sea de Zapatero, tampoco presenta un historial de propensión al diálogo el entendimiento y la flexibilidad imprescindible en este momento clave.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Refugio de esperanza en Palabek

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Caos en la Generalitat

por Victoria Lafora

Carmen Tomás

El PP presenta programa

por Carmen Tomás