Los ciberataques serán más inteligentes en 2019, según predice Check Point

Ciberseguridad
UNSPLASH - Archivo
Publicado 28/11/2018 13:52:27CET

   MADRID, 28 Nov. (Portaltic/EP) -

   Los ciberdelincuentes van a seguir utilizando 'malware' inteligente con capacidades de movimiento lateral, como predice Check Point para 2019, un panorama que sigue a un 2018 en el que las compañías se han tenido que enfrentar a un aumento en el volumen de asaltos contra sus 'endpoints' y sus redes.

   Con motivo de la celebración del 25 aniversario de la compañía de ciberseguridad, el director general para España y Portugal, Mario García, ha hecho este martes un repaso a la historia de Check Point, que cuenta en la actualidad con más de 5.000 trabajadores, 500 de ellos dedicados a Investigación y Desarrollo (I+D).

   "La evolución de los ciberataques y de la ciberseguridad en los últimos 25 años ha sido rápida y sigue acelerándose", ha señalado García. Desarrollar formas de protección contra las amenazas ha sido "un desafío constante", si bien ha advertido que "la próxima generación de ataques será aún más inteligente".

   La industria del cibercrimen se estima en 1,5 billones de dólares. Y crece cada año, como indican desde Check Point. Se trata, como han explicado desde la compañía, de intentar que las cosas no sucedan. No sólo hay que detectar los ataques, sino también prevenirlos, algo importante si se tiene en cuenta, como ha apuntado García, que en la actualidad "todo se ha vuelto digital".

    Desde Check Point aseguran que podemos protegernos, en tanto que existen las tecnologías para ello, pero advierten de que hay que aplicarlas correctamente. Es decir, hacer uso de tecnologías que se ajusten a la amenaza actual.

EL 'MALWARE' INTELIGENTE EN 2019

   El 'ransomware' ha sido en 2018 una fuente de dinero fácil para los delincuentes, así como un camuflaje para ocultar propósitos más destructivos, como explican desde Check Point. Usuarios de todo tipo, desde particulares hasta grandes empresas, han sido víctimas de un ciberataque. Y en este sentido, la compañía advierte de que se puede esperar ver grandes ataques orquestados en todo el mundo similares a WannaCry.

   A medida que los sistemas operativos refuercen su seguridad, se verá una disminución en el uso de 'exploits' para apuntar a vulnerabilidades, a favor de un aumento en el uso de técnicas básicas de 'hacking' originadas por un error humano. Sin embargo, y como apuntan desde la compañía, están emergiendo ataques dirigidos muy avanzados y patrocinados por países, y es probable que en 2019 sigan aumentando.

   Algunos informes cifran el negocio del cibercrimen (con estimaciones conservativas) en más de 1,5 billones de dólares lo cual haría de esta actividad, si se considerase como un país, la decimotercera economía mundial, al nivel de, por ejemplo, Rusia.

   "Si observamos el nivel de industrialización y beneficios que mueve la industria del cibercrimen, podemos esperar que la progresión siga en aumento en cuanto a la complejidad y número de ataques", comenta el director técnico de Check Point para España y Portugal, Eusebio Nieva.

   En este sentido, los ataques de 'phishing' dirigidos se volverán más frecuentes y una estrategia de ataque más popular. Asimismo, aumentarán los ataques a IoT, no sólo como objetivos directos, sino también como el principal punto de entrada debido a que estos dispositivos, a menudo, son menos seguros que las redes, los 'endpoints' o los centros de datos locales.

   Otro punto de interés para los cibercriminales son los entornos de la nube ('cloud'). La informática sin servidores y el almacenamiento de datos en la nube se ha generalizado en todos los sectores, hasta el punto de que, como señalan desde Check Point, el 70 por ciento de las empresas europeas ya cuentan con nubes híbridas.

   Sin embargo, desde la compañía recuerdan que la tecnología 'cloud' y la infraestructura que la soporta es relativamente nueva, y aún existen vulnerabilidades que proporcionan puertas traseras que permiten a los ciberdelincuentes acceder a los archivos de las empresas y distribuir 'malware'.

   Durante 2018, más del 50 por ciento de los incidentes gestionados por el equipo de respuesta de Check Point estaban relacionados con el 'cloud', y más de la mitad de ellos estaban relacionados con la adquisición de aplicaciones 'SaaS' o servidores alojados.

   Con el creciente uso de los servicios de uso compartido de archivos en la nube, las fugas de datos seguirán siendo una gran preocupación para las organizaciones que se mueven en este entorno durante el próximo año. No obstante, desde la compañía esperan que los cibercriminales se dirijan a departamentos y empleados específicos de la empresa, también conocidos como 'spear phishing', con el fin de conseguir recompensas más lucrativas, como por ejemplo el departamento financiero.

   La aparición de nuevas tecnologías y su uso implica nuevos peligros de manera casi inmediata. Se ha visto con las tecnologías de nube, la aparición de las criptomonedas y su popularización, que ha propiciado la aparición de nuevos tipos de 'malware'. De la misma manera, el auge de dispositivos personales e IoT podrá ser aprovechado para diferentes propósitos criminales, lo cual hará surgir una nueva generación de ataques caracterizados sobre todo por su volumen y alcance.

Contador