Actualizado 06/08/2014 10:14 CET

Apple y Samsung frenan la guerra de patentes, pero no en EEUU

MADRID, 6 Ago. (Portaltic/EP) -

   Samsung y Apple han llegado a un acuerdo por el que dejan las disputas legales sobre 'smartphones' y tabletas en varios países debido a motivos económicos, aunque mantendrán los litigios por copia de patentes en Estados Unidos.

   "Este acuerdo no implica ningún arreglo de concesión y las compañías continuarán con los casos existentes en las cortes de Estados Unidos", según han explicado las dos compañías en un comunicado conjunto, recogido por Financial Times.

   Las acusaciones por infracción de patentes de dispositivos móviles han llevado a Apple y a Samsung a enfrentarse en los tribunales de varios países. Si bien en algunos de los casos las sentencias confirmaban la violación de la patente, ninguna compañía ha tenido éxito al bloquear a su rival en el mercado, aunque ambas se han dejado mucho dinero en intentarlo.

   "Ambas partes se han dado cuenta de que ganarán muy poco de esta guerra de juzgados", ha explicado el analista Danil Kim. "Esta batalla judicial fue iniciada por Steve Jobs, quien tenía una motivación emocional y la meta final de bloquear los teléfonos Galaxy de Samsung de la venta en el mercado. Ahora, es obvio que eso es casi imposible".

   Aunque los términos del acuerdo no se han desvelado, los motivos son económicos, por las importantes cifras que las dos compañías han invertido en años de litigios. De cualquier forma, solo será válido para los casos abiertos en Japón, Alemania, Corea del Sur, los Países  Bajos, Australia, Reino Unido, Francia e Italia, pero no en Estados Unidos, donde Samsung debe indemnizar a Apple con mil millones de dólares por injurias.

   No obstante, y pese a los años de enfrentamiento judicial, Samsung se ha mantenido como uno de los proveedores más importantes de la compañía de Cupertino, a pesar de sus intentos por diversificar las fuentes de los componentes clave de los iPhone, como pueden ser los microprocesadores, según han recordado en Financial Times.

  

Para leer más