Publicado 02/08/2021 13:10CET

Cinco consejos antes de emprender la digitalización de tu negocio y migrar a la nube

Archivo - Centro de datos de Arsys
Archivo - Centro de datos de Arsys - ARSYS - Archivo

   MADRID, 2 Ago. (Portaltic/EP) -

   El mundo empresarial está sumergido de lleno en la digitalización y la nube desempeña un papel crucial para ganar flexibilidad, competitividad y llevar el éxito a los negocios, siendo además una las tendencias más persistentes y con un crecimiento más sostenido del mercado, con previsión de que se mantenga en los próximos años.

   Esto es así porque "la nube sostiene cualquier proyecto de digitalización y son muchas las organizaciones de nuestro país que están inmersas en esos procesos. Podemos decir que hay una nube para cada negocio, pero todas ellas llevan a las empresas a ser más innovadoras y competitivas", afirma la responsable de desarrollo de negocio Cloud de Arsys, Susana Juan.

   A la hora de planificar la transformación digital apostando por la nube, la directiva aconseja observar con cuidado cada paso que demos de manera que consigamos redimensionar perfectamente los recursos y servicios necesarios para la actividad de nuestra empresa, optimizar los costes y garantizar la disponibilidad y capacidad de escala, entre otros elementos.

   En este sentido, desde el proveedor europeo de servicios de en la nube Arsys han recopilado los que consideran que son "los cinco pasos imprescindibles" a tener en cuenta para llevar un negocio a la nube.

ANÁLISIS EXHAUSTIVO DE LAS NECESIDADES DEL NEGOCIO Y PROCEDIMIENTOS INTERNOS

   Desde Arsys señalan que el primer paso es analizar nuestras necesidades, tanto desde el punto de vista del negocio como de los procedimientos internos que vamos a migrar. Esto es algo "vital" para poder entender el impacto que tendrá la nube en el gobierno de datos (Data Governance), es decir, en nuestra capacidad para cuidar de la calidad de los datos, garantizar su adecuada protección y gestionar el ciclo de vida de la información, pero también en los protocolos de seguridad y de recuperación ante desastres.

   También es necesario comprobar si nuestras aplicaciones y procesos van a funcionar igual en el nuevo entorno 'cloud' o si van a ser necesarios cambios o adaptaciones, y a qué nivel serán necesarios. Así como "ser conscientes de que no tiene por qué ser necesario migrar todos nuestros sistemas y aplicaciones, y si fuera necesario, podemos plantear una migración por fases", explica Juan.

   Estos dos apartados permitirán tener un buen punto de partida para planificar la migración y saber cuáles serán los costes operativos que se derivarán de ella.

ESTIMACIÓN DE COSTES

   Posteriormente, habrá que evaluar los costes económicos que supondrá la digitalización de nuestros sistemas, con especial atención a dos apartados: los costes de transición que conlleva la migración de las aplicaciones seleccionadas al 'cloud' (incluyendo aquellas potenciales modificaciones o adaptaciones que comentamos anteriormente) y los costes asociados a la adaptación de las redes empresariales para el acceso a los recursos en la nube, así como el potencial incremento en consumo de ancho de banda tras la migración.

ELEGIR LA CONFIGURACIÓN DE NUBE SEGÚN LAS NECESIDADES

   Elegir la configuración de nube más idónea para las necesidades de nuestra empresa, o lo que es lo mismo, decidir si adoptaremos la nube pública, la nube privada o si nos decantaremos por un modelo de nube híbrida.

   La nube pública es idónea si nuestra organización solo necesita disponer de servicios básicos (como almacenamiento compartido o correo electrónico, por ejemplo) y no tenemos necesidades de personalización muy estrictas. En este tipo de servicio se paga por el uso de los recursos utilizados.

   La nube privada ofrece las mismas ventajas de la nube pública, pero su configuración está más indicada para empresas con cargas de trabajo de misión crítica y requisitos severos de seguridad, privacidad, exigencias de tiempo de actividad o demandas de gestión.

   Por su parte, la nube híbrida es la mejor opción para las empresas que necesitan soluciones de nube pública para algunos sistemas o aplicaciones y las ventajas de contar con una infraestructura privada para otras críticas, como el almacenamiento de datos sensibles (información financiera relacionada con clientes, por ejemplo).

   Desde Arsys señalan también la estrategia 'multicloud' para cuando es necesario combinar servicios en la nube de diferentes proveedores que cubren necesidades distintas. Esto evita tener que elegir entre distintas opciones, ya que, como explican, mantenemos la nube más apropiada para cada tarea y, en última instancia, gestionamos todos los servicios desde una sola consola organizativa.

ESTABLECER LOS KPI QUE MEJOR ENCAJAN CON NUESTRO NEGOCIO

   Antes de iniciar una migración al 'cloud' también hay que definir qué indicadores de rendimiento (los famosos KPI) queremos mejorar o maximizar. Estos pueden ser muy diferentes de una compañía a otra: desde la experiencia de usuario, teniendo en cuenta aspectos como el tiempo de respuesta o las latencias, a prestaciones puras de computación, pasando por la disponibilidad de los servicios, optimización de almacenamiento y cargas de trabajo, reducción de costes, etc.

EVALUAR Y ELEGIR EL MEJOR PROVEEDOR DE SERVICIO

   Desde Arsys destacan que este es quizás el punto más importante pues nos acompañará y asesorará durante todo el proceso. Por ello, aconsejan seleccionar el más adecuado después de analizar sus características, y atender para ello a elementos como su infraestructura (prestaciones, escalabilidad, disponibilidad, seguridad, certificaciones) y a su capacidad para gestionarla, adaptarla a nuestros sistemas 'legacy' y ofrecernos máxima flexibilidad en todo aquello que la rodea, es decir, consultoría, administración, facturación, soporte.

   "Este es quizás el más importante de los cinco puntos pues impacta de lleno en los otros cuatro", asegura la responsable de desarrollo de negocio Cloud de Arsys. "Es fundamental seleccionar el 'partner' tecnológico más adecuado, con experiencia y comprometido con nuestro proyecto, capaz de acompañarnos en todo el proceso de transformación y ofrecer soluciones personalizadas con una infraestructura capaz de amoldarse a las necesidades de cada negocio", concluye.

   En este sentido, Arsys está especializada en la implantación de soluciones 'cloud' flexibles y personalizadas, con el objetivo es impulsar la transformación digital y facilitar a las empresas el acceso a todos los beneficios de la nube. Actualmente tiene más de 290.000 clientes en España, y su plataforma en la nube gestiona más de 126.000 servidores físicos y virtuales, además de facilitar la convivencia 'multicloud'.

Para leer más