Controla las compras 'online' en las rebajas y ahorra con estos consejos

Actualizado 16/01/2017 14:30:06 CET

   MADRID, 15 Ene. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Las rebajas de invierno ya están aquí y muchos aprovechamos para hacer compras que llevábamos tiempo esperando o que no haríamos en otro momento. Esto es un arma de doble filo, ya que podemos acabar gastando más de lo que teníamos en mente y que el ahorro sea inexistente.

   Una de las maneras más cómodas y habituales para aprovechar estos descuentos en los últimos tiempos es la compra a través de plataformas 'online'. Mirar qué hay en la tienda, estar al tanto de novedades de las novedades de la misma y tener siempre un ojo puesto en las 'gangas' es muy sencillo, de ahí que muchos nos decantemos por emplear en ellas nuestro dinero.

   Para que la fiebre del consumismo no deje vacío tu bolsillo, aquí van algunos consejos para controlar esas compras ‘online’ y ahorrar en el proceso.

AÑADE AL CARRO DE LA COMPRA LO QUE DE VERDAD TE INTERESE

   Añadir al carro de la compra previamente aquello que te interesa es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Esto hace que tengas almacenado en un único lugar aquello que más te interese, de tal manera que puedes controlar el ‘stock’ o disponibilidad del producto, las fluctuaciones del precio, las opiniones (muy útil en cosas tecnológicas) o incluso si queda o no tu talla.

   Si añades solo aquello que de verdad quieras comprar, además, te evitarás navegar por la página web una y otra vez buscando el producto, de tal manera que no tendrás otros estímulos visuales delante que puedan convencerte de comprar algo más y que el ahorro que proporcionan las rebajas sea 'inexistente'.

   Otra opción es, en páginas como Amazon, crear una lista de deseos con las cosas por si no lo quieres tener en el carrito de la compra para evitar la tentación de comprarlo sin pensarlo dos veces.

   FIJA UN PRESUPUESTO Y COMPRA SIEMPRE PENSÁNDOLO DOS VECES

   Muy unido al consejo anterior está la necesidad de determinar un presupuesto previo para evitar gastos innecesarios. Todo el mundo puede (y debe) darse algún capricho aquí y allá, eso está claro, pero si te marcas un presupuesto límite para las rebajas evitarás despilfarros mayores en cosas que van a quedar olvidadas en el cajón o en el armario.

   Compra siempre pensándolo dos veces, teniendo claro qué quieres, qué necesitas y cuánto quieres/puedes gastarte. Antes de ingresar los datos personales (tarjeta de crédito, dirección, etc.) ten claro que esa compra es la decisión correcta, así evitarás, en la medida de lo posible, gastar dinero compulsivamente.

HAZ UNA BUENA INVESTIGACIÓN DE PRECIOS

   Antes de ponerte como un loco a decidir qué vas a comprar y a meter las cosas en tu carrito de la compra, investiga en diferentes páginas webs (y comercios físicos) a qué precio está el producto. De esta manera, podrás ver de manera más clara cuándo es verdaderamente una rebaja y cuando es una estrategia de marketing (seguro que has visto alguna vez subir los precios previamente a las rebajas).

   Además, no te guíes por precios que quitan el hipo a primera vista. Si un teléfono móvil en la tienda de Apple, por ejemplo, vale 769 euros y te lo encuentras en otra tienda por 499, algo raro hay y es más un intento de estafa que una rebaja invernal.

   EL PRECIO ORIGINAL SIEMPRE TIENE QUE APARECER EN LA INFORMACIÓN

   Una de las normas legales de las rebajas es que siempre tiene que aparecer el precio anterior junto al precio rebajado para que el cliente sepa de cuánto se trata el descuento y si de verdad es interesante o no. Vigila que siempre sea así, compres en la web que compres.

   Además, esto también te ayuda con esa investigación de precios de la que te hemos hablado anteriormente, así es un punto bastante importante para que no te den gato por liebre y ahorres de verdad.

ASEGÚRATE DE QUE HAY UN BUEN SERVICIO DE DEVOLUCIONES

El servicio de devoluciones lo es todo en las compras ‘online’. Al no ver ni probar el producto, nunca se sabe si va a llegar roto, si va a ser de tu talla, si la calidad es la que te esperabas y un largo etcétera de situaciones, por lo que este factor debe ser determinante a la hora de comprar en cualquier página web.

   En España, el periodo mínimo de devoluciones siempre es de 14 días: desde ahí puede subir hasta lo que la empresa tras la web crea conveniente. Identifica bien esto y lee la política de devoluciones para saber si te reembolsan el dinero en el caso de que tengas problemas con lo que compres, así como qué hay que hacer para proceder con el cambio o devolución. Si no es bueno, no te arriesgues y no compres, porque te puede acabar saliendo más caro.

   CUIDADO SI HAY TAMBIÉN UN PUNTO DE VENTA FÍSICO

   Según la normativa de España, si un establecimiento ‘online’ tiene detrás una tienda física donde vende sus productos (H&M, Mango, Zara, Fnac, etc.), la empresa en cuestión no está obligada a tener los mismos precios en físico que en la tienda ‘online’.

   La tendencia es que al final sí que coincidan ambos precio o que lo ‘online’ sea ligeramente más barato, pero no está nunca de más consultar ambas cantidades (si puedes) para ver en qué caso te ahorras más – por ejemplo, puede ser que lo digital sea más barato pero que cobren demasiados gastos de envío y no compense -.

UTILIZA PLATAFORMAS DE PAGO SEGURAS

   Hemos puesto este consejo el último, pero no por ello es el menos importante. Utiliza siempre plataformas de pago seguras, sin excepción.

   Con esto nos referimos tanto a la protección del sitio web como al método de pago. En primer lugar, para saber que una página web está protegida, asegúrate de que comienza por “https://” en la barra de direcciones de tu navegador.

   En segundo lugar, si no tienes ya una, créate una cuenta de PayPal o ten una tarjeta prepago para realizar las compras ‘online’. Por todos es sabido que páginas como Amazon no van a darte ningún problema (en principio) en lo que a robo de datos se refiere o a compras no deseadas, pero siempre es mejor prevenir que curar y emplear una protección extra con tus datos bancarios y personales nunca está de más.

   Además, asegúrate de que la página web en cuestión tiene buenas valoraciones de los clientes para que no te intenten estafar.