Actualizado 09/09/2015 10:05 CET

Un hombre es arrestado tras agredir a un robot que detecta emociones

   MADRID, 9 Sep. (Portalgeek) -

   Es imposible no deshacerse en elogios y carantoñas ante la presencia de Pepper, el robot capaz de reconocer emociones en su propietario y actuar en función de su estado de ánimo. No obstante, su carácter empático no le ha librado de correr la misma suerte que el primer robot autoestopista, ya que se ha registrado el primer caso de agresión a uno de estos robots por parte, nuevamente, de un hombre adulto en estado de ebriedad. 

Para leer más

   El incidente ocurrió el pasado domingo en una tienda de SoftBank de la ciudad de Yokosuka, Japón, en la que varios prototipos del modelo Pepper son empleados a modo de asistentes. Uno de los robots fue agredido por un cliente de 60 años en estado de ebriedad, que posteriormente fue arrestado por daños a la propiedad.

   Si bien no se conocen los motivos que llevaron al hombre a propinar repetidos golpes al robot, se especula con la posibilidad de que el sistema de detección de emociones de Pepper no fuese capaz de identificar el estado de ánimo de una persona borracha y lo confundiera con un estado de tristeza, adoptando así un tono distendido y cercano, lo cual es motivo de ofensa en una sociedad famosa por su rigor con la familiaridad.

   No obstante, tampoco se sabe a ciencia cierta si el detenido era realmente consciente de que no se trataba de un ser humano, puesto que admitió no sentirse contento con la actitud de uno de los empleados de la tienda. El robot agredido, por su parte, ha resultado malherido y ahora camina con dificultad por el establecimiento.

   El incidente ha despertado una conmoción que seguro no hubiera despertado la agresión a un simple brazo robótico industrial, lo que demuestra un sentimiento de apego hacia los robots capaces de leer emociones.