Actualizado 01/06/2011 13:52 CET

'Ciudades Inteligentes': la tecnología al servicio del ciudadano

Edificio Indra
INDRA

MADRID, 1 Jun. (Portaltic/EP) -

Las ciudades crecen a un ritmo cada vez más rápido y uno de los factores que contribuyen a este crecimiento son los propios ciudadanos. Ellos son los que cada día se preocupan de que el lugar que habitan se convierta en el lugar idóneo para desarrollar su proyecto de vida.

Para ello cuentan en este caso con una compañera de excepción, la tecnología, y juntos dan lugar a un proyecto que, aunque hace unos años podía parecer un concepto sacado de una novela de ficción, hoy en día es una realidad palpable. Se trata de las denominadas 'Ciudades Inteligentes' o 'Smart Cities', un proyecto que ofrece a los ciudadanos la oportunidad de gestionar su entorno más próximo de la mano de la tecnología.

A la hora de desarrollar este proyecto, en primer lugar es necesario llevar a cabo una estrategia que represente la idea de ciudad inteligente de futuro, un enfoque integral desde todas las perspectivas y áreas clave de la misma. Y para que este proyecto sea una realidad en España cuenta con el apoyo, entre otras, de la multinacional de Tecnologías de la Información, Indra (http://www.indracompany.com/).

Una 'Ciudad Inteligente' es la respuesta a los retos del futuro, la respuesta que todo ciudadano busca, con una administración pública eficiente que genera nuevas respuestas sobre la base de la tecnología. En estas ciudades todo cobra importancia: desde la energía hasta los transportes, pasando por el mobiliario urbano. Todo ello ofrece una información al ciudadano y da respuesta a un nuevo entorno global.

Las 'Ciudades Inteligentes' representan el concepto de las urbes del futuro a través del uso intensivo de las tecnologías de vanguardia. De esta manera se consigue una gestión eficiente de los recursos económicos en la planificación, gestión y operación de los diferentes servicios municipales a los ciudadanos.

Tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de sus habitantes, aumentar la eficiencia de los servicios públicos, incrementar la participación de los ciudadanos en ellos, mejorar las condiciones de sostenibilidad medioambiental y aumentar las oportunidades que la ciudad ofrece a las personas y a las empresas.

Para el desarrollo de una 'Smart City', Indra contempla desde el plano tecnológico hasta la gestión e integración de la información, qué decisiones serán automatizadas, pasando por el plano de interacción con los ciudadanos como la movilidad, los servicios urbanos, la energía, el medio ambiente o la seguridad.

Para poder llevar a cabo la 'Ciudad Inteligente' plantea una serie de retos de gestión y organización, una estrategia que ayuda a las Administraciones a considerar cómo se organizan estas ciudades, pasando por los modelos de negocio públicos-privados que son necesarios seguir.

'CIUDADES INTELIGENTES' EN ESPAÑA

Muy lejos de que las 'Ciudades Inteligentes' se queden en una mera utopía, Indra ya ha puesto en marcha este proyecto en España. Es el caso, entre otras, de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) y Lleida.

En el mes de mayo, el ayuntamiento de la ciudad barcelonesa, junto con Indra, ha presentado su modelo de 'Smart City' para poder reducir el gasto público a través de tecnología inteligente y sostenible. El objetivo del proyecto de San Cugat se ha centrado en la reducción de las facturas del ayuntamiento mediante una mejor gestión de los recursos ofreciendo servicios de valor añadido a través de la tecnología.

Gracias a este proyecto se ha podido reducir en el último año hasta en un 20 por ciento el gasto de agua gracias a la instalación de sensores inteligentes. Por su parte, el ayuntamiento espera que esta cifra llegue hasta el 40 por ciento.

El desarrollo de 'Smart Cities' en Sant Cugat y Lleida permite un mejor aprovechamiento de los servicios municipales, llevando a cabo proyectos como la gestión eficiente del riego en parques y jardines en función de las condiciones ambientales, lectura remota de contadores, optimizar la recogida de basuras y el control del nivel de llenado de contenedores, gestión del alumbrado mediante la sincronización con las horas solares y gestión de la movilidad mediante el control de zonas de libre aparcamiento o limitar estancias en zonas de carga y descarga.

Además, los ciudadanos y las empresas, a través de la información que se genera con el desarrollo de infraestructuras inteligentes, tienen acceso a la Administración, creando nuevos negocios y personalizando los servicios.

Esta es tan solo una muestra de lo que la tecnología puede hacer por las ciudades y, sobre todo, por los ciudadanos. Junto con los proyectos de San Cugat y Lleida, Indra trabaja también en la actualidad con la localidad madrileña de Rivas-VaciaMadrid y Zaragoza, haciendo que cada vez más las ciudades españolas se sumen a esta iniciativa. De esta manera, muy pronto podremos hablar de una España totalmente "inteligente".

Para los ayuntamientos y administraciones autonómicas las 'Ciudades Inteligentes' suponen, de acuerdo con el director de AAPP y Sanidad en Cataluña y Baleares y responsable del proyecto a nivel global de la compañía Indra, Jordi Marín, un retorno claro de la inversión. "Con este tipo de ciudades se abre la puerta a nuevos modelos de negocio y de colaboración público-privado que pueden suponer para el ayuntamiento compartir el riesgo y el gasto económico", asegura Marín.

Marín será el encargado de analizar los beneficios sociales y económicos y los conceptos de nuevo ciudadano y nueva administración que plantean las ciudades inteligentes en la 13ª edición del 'BDigital Global Congress' que tiene lugar en Barcelona del 30 de mayo al 2 de junio.

UN PROYECTO RESPONSABLE CON EL CIUDADANO Y EL MEDIO AMBIENTE

Gracias a la tecnología, el bienestar social y medioambiental se convierten en realidad con este tipo de ciudades de la mano de la interacción. Ciudadano y medio ambiente convergen en un único actor gracias a la participación directa del primero en el mantenimiento y sostenibilidad del segundo.

En las 'Ciudades Inteligentes' es el propio ciudadano el que, con la tecnología que encuentra a su alcance, obtiene y gestiona los servicios de la ciudad. La ciudad "responde a un ciudadano inteligente que demanda servicios allí donde esté y a la hora que esté" aumentando su grado de satisfacción.

Es la propia persona quien decide qué quiere y cuándo lo quiere. Y gracias a esa participación ciudadana minuto a minuto, el ciudadano es verdaderamente consciente del impacto ambiental.

"La ciudad inteligente permite aumentar la eficiencia energética de la ciudad convirtiéndose en medioambientalmente responsable, mejorando la eficiencia global del sistema ciudad y las respuestas a los parámetros medioambientales", afirma Jordi Marín.

Las 'Ciudades Inteligentes' implican una Administración Pública más proactiva, flexible y adaptable, que mejora la capacidad de respuesta a las necesidades más complejas del ciudadano.

"Smart City es la ciudad del futuro, la ciudad que da respuesta al nuevo ciudadano y al nuevo entorno global a la vez que a la necesidad de una administración y gestión pública adaptada a esta nueva realidad", asegura Marín.