Cómo invertir en defensa ante un panorama mundial tan cambiante

Actualizado 20/09/2019 12:10:11 CET
Dron
Dron - PIXABAY - Archivo

   MADRID, 20 Sep. (EDICIONES/Portaltic) -

    No resulta una novedad si afirmamos que el mundo en general vive momentos turbulentos y, la seguridad internacional, no ha dejado de ser ni por un minuto un tema del que ocuparse en la mayoría de los gobiernos nacionales. Quizás a ello se deba los paulatinos aumentos medidos durante en los últimos años, principalmente en el área de Defensa.

    Países como Estados Unidos, Rusia y China lideran las listas si de presupuesto para gastos militares hablamos. La OTAN es uno de los órganos que una vez al año evalúa cuánto del presupuesto de cada país, ha sido destinado a inversiones en el área de Defensa. En lo que respecta a la Unión Europea el SIPRI es uno de los órganos que también procesa este tipo de datos. De hecho, años atrás, países como España han recibido ciertas "observaciones" por no llegar a los porcentajes esperados de inversión (dinero que puede ser gastado para invertir en drones, comprar armamento, analizar datos, operaciones militares, infraestructura, entre otros puntos).

    Sin embargo, para muchos analistas y población en general, los gobiernos deberían dejar de invertir en armas y comenzar a emplear ese dinero en estrategias más útiles, o al menos, en promover procesos de paz y desarme a lo largo y ancho del mundo.

EL EFECTO DONALD TRUMP

    Para determinados especialistas la inestabilidad política, en algunos puntos determinada por las políticas de Estados Unidos, ha propiciado la tendencia alcista en inversiones relacionadas con el área de Defensa.

    Uno de los avances tecnológicos que ha demostrado un mayor incremento son los famosos y controversiales DRONES. Estos aparatos voladores se han apoderado de algunos cielos (decimos solo de algunos, ya que muchos países han avanzado en medios legales para restringir su uso en zonas urbanas, entre otras cosas, por temor a posibles demandas por invasión de la privacidad).

    A nivel tecnológico no cabe ninguna duda que estas aeronaves pequeñas y sin piloto, han dejado embobados no solo a los consumidores en general fanáticos de las tomas en 360 o de altura, sino también a algunos departamentos de Defensa. De hecho, en lo que respecta al ejército, ya cuentan con una designación personalizada: vehículos aéreos no tripulados (o UAV en inglés).

¿CÓMO INVERTIR EN EL MERCADO DE DRONES?

    La reglamentación que promueven muchos países aleja a algunos inversores de esta área, pero tranquilos, no solo es posible y rentable, sino que también existen otros nichos por dentro para tener muy en cuenta si buscas comenzar por algo más sencillo.

    Si pensamos rápidamente en qué áreas sería factible emplear este tipo de tecnología, y por ende invertir, podríamos nombrar:

    -La construcción, para mapear terrenos o grandes superficies de forma económica y muy precisa.

    -El campo, para medir las necesidades del suelo (como los niveles de agua necesarios en cada época del año).

    -El comercio electrónico, para muchas empresas el envío de productos es uno de los factores más costosos del ecommerce y un dron puede encargarse tranquilamente de entregar paquetes a domicilio.

    -La comunicación audiovisual, tanto la fotografía como el cine obtienen planos e imágenes extraordinarias para futuras producciones.

    -El tránsito, monitorizando la situación del tráfico en las ciudades minuto a minuto.

    -La ecología, elaborando mapas que reflejen desde índices de polución o contaminación hasta las consecuencias de accidentes ambientales.

   Aunque todo esto resulta interesante y novedoso para millones de personas, la verdad es que, en cuestión de ganancias, el mercado militar de los drones es el que lleva la delantera. Situación que no solo se debe al costo elevado que tiene un dron destinado a acciones militares, sino también a que, gracias a ello, hay mucho dinero en juego. De hecho, según algunos estudios esta evolución y marcada tendencia, verá un crecimiento de mas de un 50% en los próximos años.

   Para no perderse nada de vista, los inversores deberán posar su atención probablemente en dos cosas: las primeras son las regulaciones y reglamentaciones, ya que cualquier cambio en sus políticas de uso, sobre todo en países como Estados Unidos o de Europa, podría afectar un progreso natural de este mercado. En cuanto a lo segundo, las nuevas tecnologías también serán importantes por determinar en esencia cuáles serán los softwares más competentes.

   Dos breves ejemplos de empresas que han invertido en drones con la vista al futuro:

   1. Gopro: una marca famosa por sus cámaras cuyas tomas abarcan grandes escenarios.

   2. Google: persigue varios objetivos, uno de ellos es contar con drones abastecidos con energía proveniente del sol que vuelen durante un largo periodo de tiempo proveyendo internet al mundo entero.

Contador