Actualizado 07/11/2016 12:41 CET

El uso irresponsable de un dron puede costar hasta 225.000 euros de multa

   MADRID, 11 Ago. (Portaltic) -

   La popularidad de los drones ha llevado a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependendiente del Ministerio de Fomento, a compartir una serie de recomendaciones para el uso responsable de estos dispositivos en actividades no profesionales, entre las que se recuerda su prohibición en parques y playas y en horario nocturno.

   "Los drones no son juguetes, son aeronaves". Así de contundente se ha mostrado la AESA en un comunicado. Sin embargo, y frente a las condiciones para su uso profesional, cualquiera que quiera usar un dron en su rato de ocio no tiene que solicitar una habilitación por parte de la Agencia.

   Sin embargo, sí debe respetar que está prohibido el uso de drones en zonas urbanas o donde haya aglomeraciones de personas, como en bodas, conciertos, manifestaciones, procesiones o en lugares como parques o playas.

   El horario nocturno queda también prohibido para hacerlos volar y el usuario deberá asegurarse de que no se encuentra cerca de aeropuertos, aeródromos, helipuertos o en áreas donde se usen parapentes, ultraligeros o se haga paracaidismo.

   La seguridad es la máxima que guía estas recomendaciones, pero de traspasarse estas líneas marcadas, es decir, en caso de que un uso imprudente dañe a otras personas o al propio piloto, la multa puede ascender hasta los 225.000 euros.