Actualizado 30/06/2014 11:07 CET

Facebook se defiende ante la polémica por su experimento emocional

MADRID, 30 Jun. (Portaltic/EP) -

   Facebook ha respondido al revuelo que ha generado un estudio que ha salido a la luz este fin de semana y que ponía de manifiesto que en 2012 alteró el algoritmo de su plataforma para experimentar con el estado de ánimo de algunos usuarios. El estudio ha sido realizado por la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos y ha concluido que las emociones a gran escala se contagian a través de las redes sociales, de acuerdo con los datos del experimento que hizo Facebook.

   La red de Zuckerberg probó con 689.003 usuarios durante una semana la influencia de los estados de ánimo entre amigos de la red social. Para ello Facebook alteró su 'feed' de noticias dejando aparecer publicaciones con emociones positivas o negativas de los amigos, y así comprobar luego cómo afectaban a su estado de ánimo.

   La revelación de este experimento no ha tardado en provocar el desconcierto y la polémica en los usuarios este fin de semana, dado que las pruebas fueron realizadas sin el consentimiento de los participantes y, de alguna manera, se manipularon sus emociones durante una semana.

   Esto le ha llevado a uno de los coautores del experimento de Facebook, Adam Kramer, a dar una explicación sobre la investigación. Kramer ha dicho a través de un 'post' en su perfil de Facebook que el motivo por el que realizaron el experimento fue porque "se preocupan por el impacto emocional de Facebook y la gente que usa su producto", y que también querían averiguar si la exposición a la negatividad de amigos podía llevar a la gente a no meterse a Facebook.

   Un 0,04 por ciento de los usuarios, que representa a 1 de 2500, fueron los elegidos para el experimento, ha asegurado el coautor del mismo. Asimismo, este ha insistido que "el objetivo de la investigación era proporcionar un mejor servicio en Facebook" y que su propósito no fue nunca molestar nadie.

   "Puedo entender que algunas personas se preocupen sobre esto, y mis coautores y yo sentimos mucho la forma en la que el documento ha descrito el experimento y cualquier preocupación que haya causado", ha concluido Kramer.