Gabilondo pide que no se "vaticine" el final de la lectura

Actualizado 22/11/2010 13:53:22 CET
Actualizado 22/11/2010 13:53:22 CET

Gabilondo pide que no se "vaticine" el final de la lectura

Por las nuevas tecnologías

MINISTERIO DE EDUCACIÓN/EP

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha solicitado, durante la inauguración del II Congreso Leer.es, celebrado en la Biblioteca Nacional, que no se "vaticine" el final de la lectura por las nuevas tecnologías, sino que hay que "potenciarlas" para la creación de una buena oferta pedagógica.

Así, el ministro ha señalado que el 99 por ciento de los centros escolares públicos en España tienen acceso a Internet y ha indicado que el reto ahora es estudiar cómo estos cambios tecnológicos influyen en los procesos de lectura y comprensión, "pero sin alarmarse y con serenidad".

"Ya vaticinamos en su día el enorme peligro del ferrocarril, que iba a destruir los valores de Occidente. No vaticinemos que las nuevas tecnologías significarán el final de la lectura, eso no sucederá en tanto que depende de nuestra acción", ha aseverado.

Asimismo, ha indicado que cuando se habla de educación en España, se "olvida" la cantidad de analfabetos que había a principios del siglo XX. "Ahora abundan las letras y esa es una buena noticia", ha celebrado, para añadir que "ser lector es un modo de acercarse al conocimiento".

Del congreso que ha inaugurado, Gabilondo ha subrayado que es un espacio "para reflexionar sobre los nuevos modos de lectura". Así, ha afirmado que si las nuevas tecnologías son el lenguaje de las nuevas generaciones, "hay que hacer lo posible por entenderlas, sin miedo y con convicción".

El ministro ha puesto como ejemplo la versión en Internet del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), que "muchos usuarios lo consulten con cercanía y facilidad", o 'El Quijote', "que se ha llevado a esta dimensión tan singular". Asimismo, ha dicho que un 'blog' personal "puede contener verdadera literatura de calidad".

DESAFÍO: LA COMPRENSIÓN LECTORA

Si bien ha celebrado el creciente número de personas que leen de forma habitual en España, también ha advertido de que el problema ahora "no es si se lee mucho o poco, sino si se lee bien o mal". "El desafío es aprender a leer bien, lo que en definitiva implica comprender porque no basta con leer de cualquier forma", ha apostillado.

Según ha explicado, este es un "desafío" al que tienen que hacer frente todos los países europeos, "y no sólo España", según ha podido comprobar tras la reunión el pasado viernes en Bruselas con los ministros de Educación de la UE. "Esta es una dificultad fundamental de la educación en Europa. Es un problema inquietante", ha reconocido.