Garoña.- Ecologistas españoles apoyan el cierre "inmediato" de la central nuclear y denuncian una "campaña de mentiras"

Actualizado 20/06/2009 13:38:31 CET

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/Birdlife y WWF apoyan el cierre "inmediato" de la central nuclear de Garoña y denunciaron la "campaña de mentiras" de la industria nuclear y "sus presiones desmedidas" contra el Gobierno para evitar el desmantelamiento de la central.

Las organizaciones ecologistas denunciaron en un comunicado las presiones del lobby nuclear y de Nuclenor --50% Iberdrola, 50% Endesa-- para evitar a toda costa el cierre de Garoña, que según apuntaron, "sólo busca satisfacer sus intereses económicos explotando una central nuclear obsoleta y peligrosa, sin importarles poner en riesgo la salud de la población y el medio ambiente".

Los ecologistas acusaron al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de un "carácter pronuclear" al conceder la prórroga de diez años a la central, a pesar de que "la central de Garoña ha incumplido varios de los requisitos que el CSN previamente les había exigido para concederles la prórroga", denunciaron.

Entre estos requisitos las asociaciones ecologistas destacan la sustitución del cableado eléctrico y solventar los reiterados problemas de la ventilación de emergencia de la contención. También apuntaron que el CSN minimizó el grave estado de agrietamiento múltiple por corrosión que afecta a elementos de la vasija del reactor y otros elementos del circuito primario.

Según los ecologistas "el nivel de afectación de la central no tiene parangón con ninguna otra central del mismo tipo en Estados Unidos y otros países".

Asimismo, las diferentes organizaciones desmienten que el cierre de la central de Garoña implicaría una subida del precio de la luz, "a pesar de las mentiras e intoxicaciones sin fundamento que al respecto se han lanzado desde el lobby nuclear", subrayaron.

Por último, los ecologistas exigen que el desmantelamiento de la central venga acompañado de un plan de desarrollo de la comarca financiado con los fondos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).