Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas niega un "despegue" de abortos y destaca que se practican "por necesidad"

Publicado 27/11/2019 18:19:44CET
Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas y vocal del Observatorio Estatal contra la Violencia de Género.
Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas y vocal del Observatorio Estatal contra la Violencia de Género. - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas (FNAMSD), Ana María Pérez del Campo, ha restado importancia al "pequeño" repunte de los abortos en España en 2018. "El aborto no ha despegado ni mucho menos. Las mujeres no abortan porque quieran, sino porque lo necesitan porque les obligan, por las dificultades de mantener a una familia", ha señalado.

Así lo ha manifestado en declaraciones a Europa Press, después de que el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social haya publicado este miércoles los últimos datos de interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) que muestran un ligero aumento con respecto a años anteriores. A lo largo de 2018, abortaron un total de 95.917 mujeres (11,12 por cada 1.000 mujeres), lo que supone un incremento del 1,91 por ciento respecto a 2017.

La activista feminista se muestra convencida de que el derecho al aborto "lo tiene que valorar solo las madres que va a traer al hijo o hija al mundo". "No se puede tener un hijo sin garantizarle un mínimo en la vida", ha afirmado, señalado a los gobiernos de "la derecha y la ultraderecha" cuyas políticas "no ayudan a que la gente tenga hijos".

"Les mando un recadito a Vox, al PP y a Ciudadanos: que dejen de preocuparse tanto por el aborto y se preocupen por los hijos ya nacidos", ha destacado la feminista.

Pérez del Campo ha defendido la Ley interrupción voluntaria del embarazo aprobada en 2010 por el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, al tiempo que ha insistido en que desde su aprobación "no se ha producido ningún despegue" de los abortos en España.

Pese al aumento de casi el 2% de los abortos en 2018, hay alrededor de 20.000 menos de que en 2010, último año con la regulación anterior a la actual, cuando se registraron 113.031 interrupciones voluntarias del embarazo, con una tasa de 11,49 por cada 1.000 mujeres.

"Les obligan a abortar las políticas de aquellos que están en contra del aborto", ha remarcado, para después lamentar que con la irrupción de Vox en las instituciones está volviendo a aparecer "Franco". "Estoy no solo quieren vencer, sino someter", ha declarado.

Durante la campaña electoral para el 10N, el líder de Vox, Santiago Abascal, abogó por eliminar la actual ley de plazos, alegando que el aborto se había convertido en "una práctica eugenésica y anticonceptiva". "Hay muchas mujeres que dicen que su cuerpo es suyo, pero lo que llevan dentro no es su cuerpo", aseveró.

Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, ya anunció en la campaña de primarias del PP que era partidario de volver a la Ley de 1985, que despenalizaba el aborto en tres supuestos (grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la madre; en caso de violación; y si el feto va a nacer con taras o malformaciones).

Contador

Para leer más