Bruselas, convencida de que las autoridades nacionales vigilan casos como el posible seguimiento no deseado de Google

Publicado 05/09/2018 17:30:23CET

BRUSELAS 5 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea cree que las autoridades nacionales de protección de datos en el territorio comunitario así como los organismos responsables de hacer cumplir la ley están estudiando un posible seguimiento no deseado de los usuarios de la compañía estadounidense Google.

Según una investigación de la agencia AP y una universidad de California, el gigante tecnológico rastrea el paradero de los teléfonos móviles pese a no activar la opción de localización en el mismo. Ahora, las autoridades de protección de datos estarían siguiendo de cerca este caso para determinar si Google está incumpliendo la nueva normativa europea de protección de datos.

"Estoy absolutamente convencida de que los organismos responsables de hacer cumplir la ley en la UE y las autoridades de protección de datos están siguiendo éste y muchos otros casos que muestran que todavía existe el peligro que supone que algunas empresas y entidades no cumplan" con la normativa comunitaria en materia de protección de datos, ha asegurado en rueda de prensa la comisaria europea de Justicia y Consumidores, Vera Jourová.

No obstante, la comisaria ha evitado señalar al gigante tecnológico. "No puedo decir si Google está siendo investigado pero imagino que las autoridades de protección de datos están prestando atención a este y a otros casos similares", ha puntualizado.

USO DE APLICACIONES NATIVAS Y ANTENAS DE TELEFONÍA

El estudio de la agencia estadounidense de noticias AP en el que participaron investigadores de la Universidad de Princeton denuncia que Google recopila información sobre la ubicación de sus usuarios desde dispositivos móviles iOS y Android a través de sus aplicaciones nativas como Google Maps.

Asimismo, señala que los teléfonos con el sistema operativo móvil de Google, Android, monitorizan la localización de sus usuarios y envían la información a la compañía incluso cuando la función de ubicación del terminal está desactivada, a través de las antenas de telefonía próximas al usuario, que detectan cuándo la persona se mueve y envían esta información a la compañía estadounidense cuando el móvil se conecta de nuevo a Internet.

El pasado agosto un ciudadano de California, en Estados Unidos, denunció a la compañía ante un tribunal federal de ese país por invadir la privacidad de las personas al rastrear la localización de los teléfonos móviles incluso en contra de la voluntad de sus usuarios, si bien es posible evitarlo mediante la modificación de los ajustes predeterminados de la cuenta de Google.