Publicado 11/08/2015 14:53CET

China se prepara para ordenar a su segundo obispo en tres años con la aprobación del Papa, según la diócesis

BEIJING, 11 Ago. (Reuters/EP) -

China se está preparando para ordenar a su segundo obispo en tres años con la aprobación del Papa, según ha anunciado el portavoz de la diócesis católica de Henan.

Esta ordenación tendrá lugar en la provincia de Henan, donde Cosmos Ji Chengyi será ordenado como obispo de Zhumadian. Además, la semana pasada tuvo lugar la consagración de Joseph Zhang Yinlin como obispo coadjutor de Anyang, convirtiéndose en el primer obispo católico ordenado en más de tres años.

En China hay entre 8 y 12 millones de católicos divididos en dos comunidades, una Iglesia oficial dirigida por la Asociación Patriótica Católica China, que responde ante el Partido Comunista, y otra clandestina que solo rinde lealtad al Papa.

El portavoz de la diócesis de Henan y sacerdote Li Jianlin, ha asegurado que tanto Zhang como Ji tienen la aprobación del Vaticano, aunque explica que aún no hay un horario fijado para la ordenación ya que la iglesia está sometida a mucho trabajo preparatorio. Li ha explicado que la diócesis está preparando la iglesia para la ordenación.

"Los católicos están emocionados porque es la primera vez desde la fundación de la provincia de Henan que había una ceremonia de ordenación reconocida por ambas partes", ha dicho Li, en referencia a la aprobación tanto de Beijing como del Vaticano.

Un experto del Holy Spirit Study Centre, un organismo de la diócesis de Hong Kong, considera que estas ordenaciones son "signos positivos de que el gobierno chino está más abierto".

China no había ordenado ningún obispo desde Thaddeus Ma Daqin que, cuando iba a ser ordenado como obispo auxiliar de Shangai en 2012, renunció públicamente a la institución oficial de China.

El Vaticano no tiene lazos diplomáticos formales con Beijing desde poco tiempo después de que el Partido Comunista llegara al poder en 1949, pero desde entonces ha tratado de mejorar sus relaciones con China.

Para leer más