Una discapacitada se encadena frente a la Generalitat Valenciana para exigir un calendario de pagos

Actualizado 14/12/2012 16:01:15 CET
Elvira Murcia
EUROPA PRESS

VALENCIA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

Elvira Murcia, una discapacitada que sufre una osteogénesis imperfecta, conocida como huesos de cristal, se ha encadenado este viernes cerca de dos horas frente al Palau de la Generalitat para exigir al Consejo un calendario de pagos. Murcia ha aceptado desencadenarse tras ser recibida por la consejera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana, mientras que otra de sus compañeras siguió encadenada.

Murcia ha explicado que se decidió a encadenarse para ver si el Gobierno "les hacen casos" y "paran ya con las mentiras" porque "sí que tienen dinero para otras cosas". Por ello, les ha propuesto el reto al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, y a Sánchez Zaplana de "pasar un sólo día con una familia en esta situación" para que "vean lo que es cuidar de un dependiente" y "se den cuenta de la realidad porque esta gente no es consciente de la realidad y ya está bien de que nos tomen por tontos".

Previamente, Murcia, junto a otros miembros de la Plataforma en defensa de ley de dependencia, se concentraron en la Plaza de la Virgen tras dos pancartas en las que se podría leer 'la Generalitat margina los valencianos en situación de dependencia' y 'Ni un paso atrás en la defensa de los derechos sociales. Red pública de atención a la dependencia' y carteles en los que se podía leer 'Tu cobras nosotros no' o 'Rajoy terrorista social'.

En el acto se leyó un manifiesto en el que se denunciaba que tras seis años de la Ley "no hay nada que celebrar" porque el decreto aprobado en julio por el Gobierno de Mariano Rajoy ha supuesto "el tito de gracia' a esta norma y ha introducido "medidas crueles" como que los cuidadores de dependientes dejen de pagar a la Seguridad Social.

Tras la lectura del manifiesto, se desplazaron al Palau de la Generalitat al grito de 'es una indecencia recortar en dependencia' y 'Ni un paso atrás' para solicitar una entrevista al presidente Alberto Fabra y la Consejera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana.

Mientras esperaban la respuesta, Elvira Murcia se ha encadenado, junto a otra dependiente, frente al Palau de Presidencia donde en ese momento se celebraba la rueda de prensa del pleno del Consejo para que Fabra y los consejeros le vieran a la salida y se mostró dispuesta a permanecer allí hasta que le diera una fecha concreta de entrevista.

"PRIORIDADES CLARAS"

Al respecto, ha explicado que ha tomado esta decisión para ver si el Gobierno "les hacen casos" y "paran ya con las mentiras" porque "discapacidad no significa ser tonto". Así, ha recalcado que les ponen las excusas de que el FLA no llega cuando "sí tienen dinero para cosas menos importantes que personas que corren el riesgo de exclusión social" y "tal y como está el país hay que tener claras las prioridades" porque "el dinero está pero se invierte en bancos".

Murcia ha explicado que antes cobraba 337 euros pero con el recorte se los han rebajado a 286 euros. "Menos mal que vivo con mi madre porque con este dinero no podría ni vivir ni pagar a una persona", ha constatado.

En ese sentido, ha recriminado que el Consejo no tienen en cuenta que el familiar que cuida a un dependiente "no tiene ni fin de semana, ni puente, ni vacaciones" y que "les quieten la Seguridad Social es abusivo". Asimismo, ha advertido de que si continúan los impagos los centros de discapacidad terminarán cerrando con lo que "los dependientes volverán a casa y algún familiar tendrá que dejar de trabajar para cuidarlos".