20 de febrero de 2020
 

España e Italia conmemoran el centenario del obispo Álvaro del Portillo, que será beatificado el 27 de septiembre

Publicado 11/03/2014 14:23:35CET

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Varias eucaristías tendrán lugar este martes en diferentes templos de España e Italia con motivo del centenario del nacimiento del obispo Álvaro del Portillo, prelado y primer sucesor de san Josemaría Escrivá al frente del Opus Dei, quien será beatificado el próximo 27 de septiembre en Madrid.

Así, el arranque de los actos tendrá lugar este martes, especialmente en Madrid, donde nació en un piso de la calle Alcalá en 1914. En la capital se encuentran varios lugares destacados pues fue bautizado en la Iglesia de San José, estudió en el Colegio del Pilar e hizo la primera Comunión en la parroquia de la Concepción, mientras que en la Almudena recibió la ordenación sacerdotal.

Para este miércoles, también está prevista la celebración en Roma (Italia) de un congreso internacional sobre su figura ya que en esta ciudad falleció el futuro beato en 1994, según recuerda el Opus Dei.

El centenario también recordará la acción de obispo madrileño como impulsor de iniciativas sociales y educativas, que estarán presentes en África durante 2014 a través del respaldo a tres proyectos de la ONG Harambee: un centro de atención materno infantil en Enugu (Nigeria), tres centros de salud de atención familiar en Congo, y un programa contra la desnutrición infantil en Costa de Marfil.

Álvaro del Portillo era Doctor en Ingeniería de Caminos, en Filosofía y en Derecho Canónico. Ordenado sacerdote en 1944, fue consultor de varios dicasterios de la curia romana y participó en el Concilio Vaticano II. Fue secretario de la comisión que elaboró el decreto Presbyterorum Ordinis.

En cuanto a la relevancia de la figura de monseñor del Portillo, el periodista Salvador Bernal, uno de sus biógrafos, ha destacado que "fue un hombre de paz, aun en medio de graves dificultades, con una personalidad afable y firme, leal y paciente, exigente y recia, llena de valentía y audacia, de exigencia consigo y comprensión hacia los demás". El Decreto de virtudes emanado por la Congregación de las Causas de los Santos también destaca su "fidelidad indiscutible a la Iglesia y al Papa".