Actualizado 03/07/2019 12:34 CET

El Gobierno expresará mañana en el Vaticano su "discrepancia radical" por las palabras del nuncio sobre Franco

Carmen Calvo
Carmen CalvoRicardo Rubio - Europa Press

Calvo descarta revelar el contenido de la queja por "cortesía y elegancia" antes de que la conozca el secretario de Estado vaticano

MADRID/ROMA 3 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha indicado que la carta de queja que la embajadora de España ante la Santa Sede, Carmen de la Peña, entregará este jueves 4 de julio ante el Vaticano contendrá la "discrepancia radical" del Gobierno por las declaraciones del ya exnuncio en España Renzo Fratini sobre la exhumación de Franco, aunque no ha revelado el contenido de dicha misiva "por elegancia y cortesía".

"La embajadora será recibida mañana jueves y llevará lo que ya advertí: la discrepancia radical del Gobierno de España acerca de estas declaraciones", ha afirmado Calvo este miércoles 3 de julio en declaraciones a los medios de comunicación, tras la inauguración de un curso de verano de la Universidad Complutense sobre brecha salarial y de género.

En todo caso, la vicepresidenta no ha adelantado qué pide el Gobierno en esa carta de queja porque, según ha precisado, "así son las relaciones verdaderamente respetuosas" y el primero que debe enterarse "es el secretario de Estado del Vaticano".

"Antes se tendrá que enterar el secretario de Estado que es a quien va dirigido. Por cortesía por elegancia, porque así son las relaciones verdaderamente sinceras y respetuosas y luego ya se podrá enterar el resto del mundo", ha enfatizado.

La embajadora de España ante la Santa Sede se reunirá este jueves con el secretario vaticano de Relaciones con los Estados, monseñor Paul Richard Gallagher, para hacerle entrega de la misiva, según confirmaron a Europa Press en fuentes del Ejecutivo, que también precisaron que la queja será por "por intromisión en asuntos propios de otro Estado".

Además, Carmen Calvo ha insistido en que no pueden aceptar las palabras de Fratini porque "han roto la neutralidad con la que las legaciones diplomáticas tienen que actuar". "Se ha puesto en cuestión una ley de los españoles y nos paparece completamente insasumible", ha puntualizado.

"Sinceramente, hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Yo digo que han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor, la mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte, ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil", señaló Renzo Fratini en una entrevista concedida a Europa Press.

RELACIONES "CORDIALES Y RESPETUOSAS"

No obstante, Calvo ha defendido que el Gobierno, ahora en funciones, mantiene unas relaciones con el Vaticano "en términos muy razonables y muy positivos" como "no puede ser de otra manera con un país con un sustrato religioso" como España y que "así van a seguir siendo: respetuosas y cordiales".

HA "TRABAJADO" CON BLÁZQUEZ SOBRE LA FISCALIDAD

Precisamente, ha comentado que el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, ha estado en su despacho y han trabajado juntos temas como la fiscalidad de la Iglesia católica española.

"El presidente de la Conferencia Episcopal ha estado en mi despacho y hemos trabajado con bastante cordialidad ambos. Yo ya le conocía a él de otro momento de mi vida política y habíamos hablado con total naturalidad de la fiscalidad, por ejemplo. Eso ya estaba planteado desde hace meses", ha puntualizado Calvo.

Entre otras razones, según ha señalado, abordó este asunto con el presidente de los obispos porque el secretario de Estado del Vaticano le dijo cuando le visitó "que naturalmente la Iglesia católica española tenía que contribuir como lo hace la propia Italia o Francia".

En todo caso, la ministra recordó la necesidad de revisar la fiscalidad de la Iglesia tras las palabras de Fratini, que este martes 2 de julio dejó oficialmente de ser el nuncio en España. La marcha de Fratini por jubilación hace que la Santa Sede tenga que nombrar a un nuevo representante del Papa en el país, que tendrá que hacer frente a esta cuestión. No obstante, no consta en fuentes de Exteriores que la Santa Sede haya solicitado ya el plácet -visto bueno del país anfitrión- para ningún candidato.

EL VATICANO NO SE HA PRONUNCIADO HASTA AHORA

Por el momento, el Vaticano ha evitado entrar en la polémica por las palabras de Fratini, pero ha precisado que "sigue" la cuestión sobre la exhumación de los restos de Franco tras sus declaraciones.

"Estamos siguiendo la cuestión. Veremos como se desarrolla en los próximos días", han explicado fuentes de la Santa Sede a Europa Press. En principio, la reunión de mañana tiene un carácter confidencial.

SEGUNDA REUNIÓN EN PERSONA PARA TRATAR EL TEMA

Será la segunda vez que España y el Vaticano traten de forma presencial la cuestión de la exhumación, después de que Calvo se reuniese en el Vaticano a finales de 2018 con el secretario de Estado, Pietro Parolin. Tras aquella reunión, la vicepresidenta afirmó que la Santa Sede apoyaba que el dictador no fuese enterrado en La Almudena, después de que la familia expresase su deseo de inhumar los restos en la catedral en caso de que salgan del Valle de los Caídos. Sin embargo, el Vaticano matizó poco después que no se había tratado el asunto del lugar de la inhumación.

Posteriormente, ya en 2019, el Gobierno hizo pública de forma parcial una carta de la Santa Sede en la que afirmaba que "la Iglesia no se opone a la exhumación si la Autoridad competente así lo dispone". No obstante, otros fragmentos de la misiva desvelados más adelante por 'El Independiente', ponen de manifiesto que el secretario de Estado Parolin también traslada al Ejecutivo español que la exhumación es "competencia del Estado español y está sometido al Derecho y a la Justicia española".

LA POSICIÓN DE LA IGLESIA ANTE LA EXHUMACIÓN

Así, en el pasado, el Vaticano ha dejado clara su postura neutral ante la posible exhumación. "Sobre el traslado de los restos de Franco no tengo nada que agregar con respecto a lo ya afirmado por la Santa Sede, o sea, que el asunto concierne a su familia, al Gobierno español y a la Iglesia local", afirmó en su momento el portavoz interino de la oficina de prensa del Vaticano, Alessandro Gisotti.

La exhumación de Franco, que el Gobierno preveía iniciar el pasado 10 de junio, fue paralizada por el Supremo, que estudia recursos en contra de esta decisión tanto de la familia del dictador como del prior del Valle de los Caídos, Santiago Cantera. El prior, que negó el acceso al Ejecutivo cuando solicitó permiso para entrar en el templo, se ha mostrado posteriormente dispuesto a acatar la decisión de la autoridad civil, que atribuye a los tribunales.

Los monjes benedictinos del Valle de los Caídos son los gestores de la basílica y gozan de autonomía. Sobre el prior solo tienen autoridad el abad de la Abadía de Solesmes, Philippe Dupont, y el Papa.

Fuentes cercanas al Abad de Solesmes señalaron en su día a Europa Press que la cuestión no concierne tanto al monasterio como a los familiares. Así, precisaron que el "problema" se sitúa "entre Gobierno español y familia" de Franco, siempre compartiendo la decisión de la Santa Sede.

Aunque el prior del Valle de los Caídos dependa jerárquicamente del abad de Solesmes y el Papa, si hay conflicto, se escucharía por deferencia al cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, como responsable de la diócesis donde está la abadía. Desde hace tiempo, el purpurado no se pronuncia sobre este asunto, aunque siempre apeló al diálogo entre Gobierno y familia Franco para una solución.

Por parte de la Conferencia Episcopal, el secretario general, Luis Argüello, también precisó que no oponerse a la exhumación no implica que la Iglesia "apoya" la misma. En este sentido, recordó que en la última carta remitida al Gobierno, el Vaticano "reitera que la Iglesia, si se cumple el ordenamiento jurídico y con decisión de las autoridades competentes, no se opone a la exhumación".