Actualizado 05/08/2016 18:56 CET

Los líderes religiosos de Nínive (Irak) piden crear una zona de seguridad tras la toma de Mosul por el EI

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los líderes religiosos de la Llanura de Nínive (Irak) han pedido que se cree una zona de seguridad tras la toma de Mosul por parte del Estado Islámico y aseguran que los cristianos no regresarán hasta que no les garanticen esta protección, según informa la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).

En este sentido, el Patriarca de la Iglesia sirio-católica, monseñor Ignatius III, ha pedido recientemente que se declare la zona de la Llanura de Nínive como protecrorado de Naciones Unidas durante al menos diez años. Por su parte, el Patriarca caldeo-católico, monseñor Luis Sako, ha sugerido crear varias zonas de seguridad bajo el paraguas de un estado federal que permita vivir en paz y libres de discriminaciones a todos los iraquíes.

En vísperas del segundo aniversario de la pérdida de Qaraqosh y otras poblaciones próximas de mayoría cristiana y yazidí, el presidente del Partido Democrático del Kurdistán (KDP), Masud Barzani, se ha comprometido a reconquistar todo el área que los islamistas radicales usurparon a los caldeo-asirios en la Llannura de Nínive, tan pronto como se desencadene la ofensiva sobre la capital iraquí del autoproclamado califato.

Los líderes cristianos consideran, sin embargo, que la población no volverá si no se les proporcionan garantías de que van a estar libres de nuevas agresiones. Por ello, piden a la comunidad internacional y al Gobierno de su país que garantice plenamente la seguridad de los cristianos que retornen a los territorios ocupados por el Estado Islámico, una vez hayan sido reconquistados por la coalición de fuerzas que estos días se prepara para la gran ofensiva sobre Mosul.

Los responsables políticos asirios coinciden en que la única fórmula política para lograr el objetivo sería fragmentar la región de Nínive para crear una provincia que funcione como una zona de seguridad. Esta semana se han manifestado en tal sentido Yonnadam Kanna, líder del Movimiento Democrático Asirio, Srood Maqdasi, de los Hijos de Mesopotamia y Romeo Hakari, responsable del Partido Democrático de Beth-Nahrain. Esta propuesta ha sido presentada ya en los parlamentos de Bagdad y Erbil.

Las autoridades políticas estiman que, en la actualidad, más de la mitad de los caldeos-asirios que viven en el país, están pensando en dejar Irak para siempre. Según las estimaciones de la Iglesia local a través de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), el número de cristianos que aún viven en Irak y que han sobrevivido a las persecuciones sistemáticas no supera los 300.000.

Mientras que los partidos políticos asirios han creado nuevas milicias de autodefensa, la máxima autoridad de la iglesia católico caldea, monseñor Luis Sako, ha reiterado que no se arme a los cristianos y que se desaliente cualquier espíritu de cruzada.

Privados de sus hogares y desposeídos de cuanto tenían, los cristianos han vivido hasta la fecha de la caridad de las iglesias y las organizaciones no gubernamentales que operan en la zona, como Ayuda a la Iglesia Necesitada, que en el año 2015 ha destinado a este fin más de 10,5 millones de euros a proyectos de emergencia y ayuda pastoral. Desde la instituación siguen apoyando de forma prioritaria a la comunidad cristiana en Irak.

Para leer más