Actualizado 29/07/2012 17:48 CET

La Oficina del Peregrino entrega 9.000 compostelas durante la semana del Apóstol

Peregrino del Camino de Santiago de Compostela
EUROPA PRESS

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Oficina del Peregrino de Santiago de Compostela ha entregado 9.000 compostelas durante esta semana, en la que la capital gallega ha vivido las fechas grandes de las fiestas del Apóstol. Del total, el 44 por ciento eran menores de 30 años, la mayoría de ellos llegados a la capital gallega a través de grupos organizados.

Hasta un total de 9.000 credenciales fueron entregadas durante la semana del Apóstol, según la Oficina del Peregrino, situada en la Rúa do Vilar. Este dato eleva a 30.000 las compostelas reclamadas por las personas que caminaron hasta la capital gallega en lo que va de mes de julio.

Los datos obtenidos en julio hacen subir el número de peregrinos a casi 99.000 en 2012, superando, de este modo, en unas 7.000 compostelas las cifras registradas en el mismo período del pasado año, cuando la Oficina del Peregrino había registrado a 92.000 personas.

Por nacionalidades, el turista español sigue por delante del extranjero, ya que supone entre el 60 y el 65 por ciento de los peregrinos que realizan el Camino de Santiago acreditando su fe.

Responsables de la Oficina del Peregrino han señalado a Europa Press el creciente número de jóvenes que llegan a Santiago de Compostela durante los meses de julio y agosto con motivo de su fe.

"La media de edad del peregrino está en descenso", han afirmado estas fuentes, ya que el 44 por ciento de los caminantes que reclamaron la compostela eran menores de 30 años durante el presente mes de julio.

PEREGRINACIONES ORGANIZADAS

Gran parte de esos jóvenes que llegan a Compostela lo hacen a través de grupos organizados, que caminan destino a la capital gallega llegados desde diferentes puntos de España y, generalmente, ataviados con camisetas conmemorativas de su viaje.

Uno de esos numerosos grupos invadió este domingo la Oficina del Peregrino creando una marea violeta en el edificio de la Rúa do Vilar y sus inmediaciones, manteniéndose a la espera de recibir el diploma que selle su peregrinación hasta Santiago.

Se trata de una peregrinación de 160 personas pertenecientes a diferentes congregaciones carmelitas de España, que reúne a jóvenes llegados desde puntos tan diversos del país como la costa levantina o Castilla y León, entre otros.

En total, son 120 muchachos acompañados por 26 monitores, tres interventores y un enfermero que cubrieron la distancia que separa Villafranca del Bierzo y la capital gallega en diez días y que regresarán a sus localidades este lunes.