La responsabilidad de los obispos y la transparencia centrarán la reunión del Vaticano sobre abusos

Publicado 12/02/2019 17:08:50CET

Hans Zollner: "Las reformas que dispuso Benedicto XVI en 2001 y en 2010 no bastan por sí solas para tratar estos casos"

ROMA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El sacerdote Hans Zollner, organizador de la primera cumbre antipederastia en el Vaticano, en la que participarán el Papa Francisco y los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo, ha adelantado que la responsabilidad de los obispos, la rendición de cuentas, la mejora de los procedimientos y la transparencia, serán los temas que centrarán el encuentro de la próxima semana.

En concreto, Zollner ha ilustrado que la reunión con los responsables episcopales de todo el mundo que se celebrará del 21 al 24 de febrero, será sobre todo "educativa y pastoral" y ha añadido que el Papa estará presente en todas las sesiones de trabajo. "Está muy interesado y sigue con atención la preparación", ha declarado este martes 12 de febrero en una rueda de prensa organizada por la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma.

El primer día, los participantes abordarán el tema de la responsabilidad de los obispos respecto a su ministerio espiritual, jurídico y pastoral. El segundo día, en cambio, se pondrá sobre la mesa la necesidad de rendición de cuentas por parte de los obispos y superiores de las órdenes religiosas, según ha detallado.

"Actualmente un obispo solo rinde cuentas ante el Papa y en este sentido el Papa debería ver a 5.100 obispos todas las semanas. Es decir, debería solo ocuparse de esto y eso es imposible. Por eso hay que mejorar las estructuras y ver qué procedimientos y métodos son los más eficaces para que sean aplicados en la Iglesia católica, respetando siempre el derecho canónico", ha explicado Zollner.

El tercer día se dedicará a la transparencia dentro de la Iglesia y al respeto de los procedimientos internos ante las autoridades civiles, la opinión pública y los fieles. "Por primera vez se va a poner sobre la mesa todo lo que forma parte de un organismo tan grande y variopinto como la Iglesia", ha resumido.

En todo caso, Zollner cree que cambiar solo las leyes no erradicará "mágicamente" los abusos en la Iglesia. "Hay que ser claros en los procedimientos, pero con esto solo no se resolverán mágicamente los problemas que están radicados en una realidad mucho más profunda de lo que imaginamos", ha señalado.

En este sentido, el profesor jesuita considera equivocado el razonamiento de quienes piensan que "con nuevas leyes se pueden resolver los problemas". "Es cierto que necesitamos normas, un cambio jurídico en la Iglesia, pero no hay que olvidar que las reformas que dispuso Benedicto XVI en 2001 y en 2010 no bastan por sí solas para tratar estos casos", ha explicado.

CAMBIO DE ACTITUD

De este modo, ha apuntado que lo importante es que se genere "un cambio de actitud" en la Iglesia ante los casos abusos, algo que ha definido como "mucho más difícil que cambiar una ley".

En concreto, ha puesto el ejemplo de la desilusión que han generado entre los católicos de EEUU los recientes casos de pederastia como el del excardenal estadounidense Theodore McCarrick o el informe de la Corte Suprema de Pensilvania (EEUU), que reveló que más de 300 sacerdotes abusaron de niños durante las últimas siete décadas

"Creyeron que con la introducción de nuevas normas todo estaba resuelto, pero no fue así porque es necesaria la voluntad concreta y proactiva de ejecutar y poner en práctica el espíritu de la ley. Esta es una línea sobre la que trabajar", ha zanjado.

El sacerdote jesuita también ha manifestado que la cumbre antipederastia se enmarca en un "largo camino emprendido por la Iglesia hace 35 años en algunos países como Estados Unidos e Irlanda, seguido después por Europa Occidental, en concreto por Alemania --hace nueve años-- y que sigue presente en otros países que se han ido agregando".

Contador