Actualizado 12/01/2009 19:59 CET

Temporal.- Asociación de Afectados por el Impacto del Tráfico Aéreo dice que la gestión de AENA fue "desastrosa"

Dice que el aeropuerto de Barajas se basa en un "cúmulo de decisiones mal planificadas desde el principio"

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación Nacional de Afectados por el Impacto del Tráfico Aéreo, Luis Ramírez, aseguró hoy que la gestión del aeropuerto de Barajas por parte de AENA durante el temporal de nieve que asoló la región el pasado viernes y que generó complicaciones en las carreteras y en el tráfico aéreo, también durante el fin de semana, fue "desastrosa", y señaló que el aeropuerto madrileño "se basa en un cúmulo de decisiones mal planificadas desde el principio".

El presidente de la asociación, que se reunió hoy con el Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid para tratar el problema de las 400.000 personas afectadas en la región por el ruido y los productos químicos que genera el aeropuerto de Barajas, afirmó que entiende que "una nevada como la de Madrid da lugar a una situación excepcional" y consideró "normal" que se cierre el aeropuerto en una situación de temporal como la vivida en los pasados días. No obstante, indicó que la gestión de la crisis por parte de AENA fue "absolutamente desastrosa".

Ramírez afirmó que como afectado por el ruido estaba "encantado" con la nevada porque han pasado unos días "muy tranquilos", pero afirmó entender la desesperación por la que han pasado estos días los viajeros que no han podido tomar un avión, ya que la situación ha sido "bastante desastrosa".

Asimismo señaló que quieren que se respete a los ciudadanos y las leyes medioambientales y en esta línea apostó por un cambio de modelo, ya que consideran que todo se hace de espaldas a los afectados, y porque "no es posible que AENA sea juez y parte" en el caso de la contaminación derivada del aeropuerto de la región. "AENA es quien contamina, mide, compensa, castiga y creemos que ahí puede haber un cambio de modelo al respecto", señaló.

Tras destacar que ha habido una renovación de la huella acústica de Barajas, explicó que las rutas decididas en 2004, vigentes en la actualidad, "son diferentes de las que había en el Plan Director y están hechas por un órgano no competente para tomar esa decisión". Además, criticó que "los corredores están metidos con calzador", de manera que las rutas siguen afectando a los ciudadanos, e incluso a poblaciones que están fuera de la huella de ruido y citó poblaciones como Tres Cantos, Bustarviejo, El Molar y Soto del Real.

"Parece que la normativa está más orientada a justificar la afección acústica que a proteger a los afectados", criticó y añadió que van a intentar convencer a las administraciones competentes de que hagan otro tipo de cálculos que cuenten con los afectados.

Por su parte, el portavoz del PP en la Asamblea, David Pérez, aseguró que "el mismo caos que Fomento ha demostrado estos días en su gestión de la nevada y el mismo desprecio a los derechos de los ciudadanos, lo sufren diariamente y durante todo el año decenas de miles de madrileños afectados por el tráfico aéreo del aeropuerto de Barajas".

Pérez consideró que los derechos de estas personas "se están viendo vulnerados por el Ministerio de Fomento", y que estas personas "ven cómo Fomento no escucha a nadie". "La prepotencia con la que está actuando AENA con estos afectados no ha hecho más que empeorar desde que Magdalena Álvarez es ministra de Fomento", indicó.

"Todos los afectados por el insoportable ruido del aeropuerto, y que al contrario de lo que pueda pensarse alcanza a poblaciones situadas hasta a 50 kilómetros de Madrid, coinciden en denunciar la indefensión que experimentan cuando se dirigen al Ministerio de Fomento, especialmente en el caso de AENA, cuya prepotencia e incompetencia rozan lo intolerable", consideró Pérez, que añadió que "cualquier ciudadano que llame a AENA para denunciar la violación de las rutas aéreas o de los niveles de ruido comprueba inmediatamente que ha dado con un muro de burocracia, triquiñuelas legales, mentiras, mapas de ruido irreales y la suficiencia de una organización que no dejado de empeorar desde que Magdalena Álvarez es ministra".

Pérez continuó señalando que "la sensación de los afectados cuando se dirigen a AENA es de indefensión y de humillación, porque sus responsables han orquestado toda una maquinaria de imposición que hace muy difícil hacer valer los derechos ciudadanos".

"Y el ruido provocado por los aviones no es una cuestión de simples molestias, es algo que afecta a la salud de la gente, a su derecho al descanso, y a su propia vida familiar gravemente alterada por una constante e insoportable injerencia en sus vidas", apuntó Pérez, que como soluciones citó tener en cuenta los derechos de los ciudadanos y un respeto al medio ambiente.

Dijo también que no se debe permitir "el ruido constante por la noche, la violación constante de las rutas aéreas, que quedan la mayor parte de las veces impunes, y el exceso constante de decibelios que sufren las familias" y consideró que un aeropuerto moderno debe ser "sostenible".